Ciencia

Un gen del Cromosoma 21 podría minimizar riesgo de cáncer

La doctrina sugiere que existe en el Cromosoma 21 un agente supresor de tumores, un guardián del genoma que defiende el material genético (ADN) del daño que puede llevar al cáncer.

VALENCIA. Un gen y tres micro-RNAs presentes en el Cromosoma 21, uno de los 23 pares que tiene el ser humano, podrían minimizar el riesgo de desarrollar distintos tipos de tumores sólidos.
Esta es la conclusión de una investigación liderada por el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico de Valencia (Incliva), en España, que publicó recientemente la revista “Frontiers in Physiology”.

El Cromosoma 21 es uno de los más interesantes porque tres copias del mismo producen el Síndrome de Down y en él se encuentran al menos 14 genes implicados en enfermedades de origen genético.

Las estadísticas publicadas demuestran que las personas con síndrome de down sufren una menor incidencia de tumores sólidos como el cáncer de mamá, según informaron a EFE fuentes de este instituto.

Joan Climent, investigador que dirigió el estudio, explicó que esta posibilidad se consideró “una oportunidad de confirmar tal hipótesis mediante nuestro método de análisis informático”.
Se recopilaron datos genómicos de 1.068 pacientes con cuatro tipos de tumores (de cáncer de mama, melanoma, wilms y de cáncer de pulmón) para analizar, en estos tumores, el nivel de presencia de los genes que conforman el cromosoma 21.

En esta fase, mediante el uso de técnicas de análisis ómicos, se detectaron que en tres regiones genéticas distintas del Cromosoma 21 se pierden varios de los genes, concretamente los genes RCAN-1, y los micro-RNAs miR-99A, miR-125B2, miR-LET7C.

Representa una diferencia sustancial de los sujetos con Síndrome de Down donde, por el hecho de la trisomía, estos mismos genes están sobre-expresados.

“En los pacientes con tumores analizados la dotación genómica del gen RCAN1 estaba en niveles inferiores a los niveles habituales” declaró Joan Climent.

“Las conclusiones podrían abrir nuevas vías de estudio para entender la influencia entre los diferentes cromosomas y posibles dianas terapéuticas”, afirmó. (Efe/ La Nación)