Tecnociencia

Un estudio genético desvela una historia sorprendente sobre el origen de los primeros ‘Homo sapiens’

Análisis de ADN contemporáneo sugieren que los humanos modernos descienden de al menos dos poblaciones que coexistieron, migraron y se cruzaron en África durante cientos de miles de años.

Existe bastante consenso entre la comunidad científica que los orígenes del Homo sapiens se encuentran en África. Numerosas evidencias apuntan en ese sentido. Los fósiles más antiguos de nuestra especie proceden del yacimiento de Jebel Irhoud, en Marruecos, con una edad aproximada de unos 300.000 años. Por esa misma época, se vuelven mucho más raras las hachas de mano que habían dominado el inventario de útiles líticos durante un millón de años. En su lugar, se fabricaron nuevas herramientas dando forma a láminas extraídas de un núcleo grande de piedra que antes habían sido desechadas.

Lo que ha sido más difícil de identificar es el grupo concreto dentro de África que acabaría convirtiéndose en el antepasado de todos los humanos fuera de ese continente. Una teoría evolutiva sostiene que hace unos 150.000 años había una única población ancestral de la que derivaron el resto. Otras investigaciones han apuntado que esa comunidad primitiva habría sido el resultado de la mezcla de los humanos modernos con otros homínidos, como los neandertales.

Sin embargo, un nuevo estudio científico recién publicado en Nature ha desvelado un sorprendente y más complejo origen para el Homo sapiens. Los hallazgos genéticos de un equipo internacional liderado por investigadores de las universidades de California-Davis y McGill (Canadá) revelan que los humanos modernos descienden de al menos dos poblaciones que coexistieron, migraron y se cruzaron en África durante cientos de miles de años antes de dar origen al nuevo linaje en un proceso de separación ocurrido entre hace 135.000 y 120.000 años.

Imagen de las excavaciones en el yacimiento de Jebel Irhoud.

Imagen de las excavaciones en el yacimiento de Jebel Irhoud. Shannon McPherron MPI EVA Leipzig

«Quienes han optado por el modelo clásico de un origen único para el Homo sapiens han sugerido que el ser humano surgió por primera vez en el este o el sur de África», explica Brenna Henn, genetista y una de las coautoras principales de la investigación. «Pero ha sido difícil cuadrar estas teorías con los limitados registros fósiles y arqueológicos de sitios tan lejanos como Marruecos, Etiopía y Sudáfrica, que muestran que el los sapiens vivían en todo el continente desde hace al menos 300.000 años».

Los científicos desarrollaron un modelo informático para ejecutar simulaciones a gran escala de la evolución genética de la especie humana. El método consistió en analizar 290 genomas de africanos actuales, pertenecientes a cuatro grupos geográfica y genéticamente diversos —los nama, un grupo pastoril khoe-san de Namibia; los mende de Sierra Leona; los gumuz, una tribu que desciende de los cazadores-recolectores de Etiopía; y los amhara y oromo, pueblos agricultores del este del continente—, para rastrear las similitudes y diferencias entre ellos durante el último millón de años. Otro de los objetivos era obtener información sobre las conexiones genéticas en toda África.

Fuente:  EL ESPAÑOL