Opinión

«UN ESTADO DE SITIO».

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil
antonioxaguirre@gmail.com

Si la reunión del Ministro de Gobierno con los bloques de la poco Honorable Asamblea Nacional no tiene el éxito esperado por los organizadores, a su vez, como día tras día pierden credibilidad, respetabilidad y sus encuestas están demostrando una disminuida aceptación a nivel nacional, además el ego personal no le permitiría una renuncia honrosa, el único recurso que le quedaría para subsistir un poco de tiempo más seria declarar un «ESTADO DE SITIO», que en resumidas cuentas es un régimen de excepción que puede tomar un país en circunstancias graves que atenten contra la soberanía y seguridad del Estado, esto implica la suspensión de los derechos constitucionales, con una autorización del poder Legislativo e indiscutiblemente un irrestricto apoyo de las Gloriosas Fuerzas Armadas Nacionales y de la Policía Nacional.

Las motivaciones están presentes, el país vive en estado de combate contra la delincuencia y el narcotráfico, que al parecer estarían ganando la guerra, las influencias progresistas socialistas nos están invadiendo y en pocos días más caerá nuestro vecino del norte y nos cercaran todas las fronteras con más delincuentes consignados a destruirnos.

Los capitales de los pocos inversionistas extranjeros se ahuyentarán y los locales emigrarán donde les ofrezcan verdaderas seguridades de todo tipo que nuestro arrepentido país no está en capacidad de ofrecerlas.

Falta un mes para cumplir el primer año de gobierno y las ofertas incumplidas abundan, el enemigo sigue acaparando la función pública y el país vive al ritmo de la delincuencia organizada, aprovechando que las fuerzas del orden tienen las manos atadas por leyes y reglamentos meditadamente legalizadas para proteger a los delincuentes.

Hago la siguiente pregunta: ¿si la muerte cruzada no va, porque no va… la consulta popular antes de proponerla ya estaría perdida y el encuentro no aparece por ningún lado?, ¿Qué otro camino les queda?