Economía

Un emprendedor ecuatoriano gana casi el doble del salario básico, pero los negocios siguen siendo precarios

Los emprendedores por necesidad son gente con un empleo mal pagado que buscan redondear su presupuesto mensual.

Alrededor de siete de cada diez jóvenes entre 18 y 29 años han pensado al menos una vez en convertirse en emprendedores. Sin embargo, solo entre el 45% y 52% de ellos dan el salto a establecer algún tipo de negocio, en la mayoría de casos precario, para conseguir ingresos.

Ecuador es uno de los países de América Latina con la tasa más alta de emprendimiento, según el Global Entrepreneurship Monitor (GEM); pero el principal problema es que los negocios comienzan prácticamente a ciegas, sin conocimientos básicos de finanzas y de contabilidad. Además, buscan replicar “cosas seguras” que ya están en el mercado.

Como explicó Andrés Zurita, director ejecutivo de la Alianza para el Emprendimiento y la Innovación del Ecuador (AEI), “A la mayoría de los emprendedores ecuatorianos no les gusta arriesgarse. Les gusta quedarse pequeños, no contratar mucha gente ni internacionalizarse. Todos quieren hacer algo, pero algo seguro. Quieren poner una tienda, quieren vender algo que sepan hacer, algo de comida básico”.

En la práctica, esta realidad se traduce en que los ingresos de un emprendedor ecuatoriano llegan a entre $375 y $750 mensuales en promedio. En otras palabras, más del 30% llega a ganar menos del básico; un 50% le queda un ingreso parecido al de un empleado común en el sector privado; y solo 20% puede escalar para convertirse en un negocio realmente rentable.

Según Susana Robles, economista y emprendedora, el perfil del emprendedor precario ecuatoriano incluye una edad promedio de 36 años y actividades sencillas de servicios semi formales como alimentación o reventa de productos.

“Aunque cada vez hay más emprendedores por vocación que buscan oportunidades; un gran porcentaje son los típicos empujados a ser empresarios por necesidad. Ecuador mantiene taras como una mentalidad anti empresarial, y una pésima educación financiera, que hace que montar un negocio sea visto casi como un castigo o la última opción ante la crisis. Por eso todo se mantiene pequeño y precario”, puntualizó.

Ingreso adicional
Según una reciente encuesta de la plataforma Multitrabajos, el 46% de los ecuatorianos con empleo formal está descontento con su actividad laboral y hasta ha pensado en renunciar. La principal causa son los bajos sueldos que se pagan.

Gran parte de esos empleados se convierten en emprendedores de medio tiempo para mejorar de alguna manera sus precarios ingresos. Este tipo de emprendedores son los primeros en buscar una segunda ocupación sencilla, que requiere poca inversión y que además no tome demasiado tiempo.

Sin embargo, en esas condiciones es muy poco probable que se pueda construir un negocio con reales posibilidades de crecimiento y desarrollo. Natassja Ruybal, programs lead y senior entrepreneur de Endeavor Ecuador, puntualizó que un emprendimiento exitoso no puede ser el resultado de una actividad que se hace en teoría en los ratos libres, porque así nunca llegará lejos e incluso podría ser una fuente de más problemas financieros.

5 claves al emprender
Uno de los principales consejos que dan emprendedores exitosos es que se busque asesoría y acompañamientos de las incubadoras y aceleradoras que están disponibles en el mercado. En el primer caso están Conquito y Épico en Quito y Guayaquil. En el segundo caso, hay opciones como AEI, Endeveador y Kruger Labs.

Sin embargo, se pueden establecer al menos cinco claves para ir de un emprendimiento solo de supervivencia a otro con posibilidades de escalar y ser rentables.

Atacar un nicho. – Tener a todo el mundo como cliente potencial es un gran error. Si empieza su negocio en 2022, la clave es especializarse y dirigirse a un pequeño grupo de clientes homogéneos.

Sea intermediario y evite costos. – ¿Se ha fijado que las empresas más exitosas de esta última década se centran en servicios de intermediación? El reto es crear un modelo en el que no asuman altos costos fijos.

Póngase manos a la obra. –No invierta demasiado tiempo y energía en redactar la misión, visión, objetivos del negocio. Lo importante es empezar a hacer y probar el modelo de negocio. No se puede esperar a que todo sea perfecto, las mejoras vienen con el tiempo, si se parte de un buen producto o servicio

No se centre en la calidad. – Esta clave se relaciona con la anterior. El exceso de perfeccionismo también es paralizante. Irá mejorando la calidad de su producto o servicio con el tiempo y la experiencia.

Rodéese de personas que sepan más que usted.- Aprenda de todos los que han pasado por su situación. Entienda cuáles son sus debilidades y busque alguien que tenga los conocimientos necesarios. (JS)

 

 

 Diario La Hora