Opinión

Un calmante desde Taiwán para la ansiedad inducida por la visita de Pelosi

(CNN) — A medida que la noticia de la llegada a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, acapara los titulares, me ha golpeado una oleada virtual de mensajes de conocidos bien intencionados en Occidente que están realmente preocupados por mi seguridad.

Mientras tanto, el mayor drama en el chat grupal de mi familia taiwanesa actualmente es cómo me perdí la cita anual de control de smog de mi automóvil y cómo surgió una plaga de cucarachas en mi habitación de Taipei mientras estaba de vacaciones.

A veces me encuentro alternando entre dos realidades: una sumergida en el temor existencial frente a un posible conflicto armado y la otra con una leve inquietud sobre mi situación con la cucaracha mientras la vida sigue normalmente. Es decir, hasta que me doy cuenta de que la retórica política proviene casi exclusivamente del exterior y que la mayoría de la gente en Taiwán parece no inmutarse. Los políticos taiwaneses también se han mantenido en silencio sobre la visita de Pelosi.

Hay una desconexión estremecedora entre la forma en que el mundo exterior percibe a Taiwán (como un posible punto crítico para la guerra mundial) y la forma en que nosotros en Taiwán vemos a Taiwán (nuestro querido hogar donde vivimos). Y parte de esa desconexión se debe a que la conversación internacional sobre Taiwán se filtra a través de una lente geopolítica y casi siempre en el contexto de China.

Pero lo más frustrante de la reacción a la visita de Pelosi no es la declaración profética de un fin inminente, sino la expectativa de miedo y la sorpresa que sigue cuando la gente se da cuenta de que no todos estamos en pánico en Taiwán, como si la calma que exudamos en Taiwán a la luz de amenazas sin precedentes es un síntoma de nuestra ignorancia de los hechos que tenemos ante nosotros.

Las amenazas de China no son nada nuevo. Han sido parte de mi vida, la vida de mis padres y la vida de sus padres desde que casi cualquier miembro de mi familia puede recordar. De hecho, Taiwán ha estado bajo la amenaza de la República Popular China durante casi 70 años. Las tres crisis del Estrecho de Taiwán son prueba de ello.

Mis padres crecieron a la sombra de estas tensiones y, cuando tenían poco más de 20 años, decidieron que ya estaban hartos de vivir al borde de la guerra. Entonces, emigraron a los suburbios de Los Ángeles, donde nací y me crié. Al final de mis 20, hice exactamente lo contrario de lo que hicieron y me mudé permanentemente a Taiwán como recién casada para comenzar una vida con mi esposo.

¿Qué pasa entre China y Taiwán? ¿Son parte de un mismo país? ¿Cómo es su historia y relación?
Considero que la atención médica nacionalizada, el elegante sistema de transporte público y los bajos alquileres en Taipei son una gran mejora con respecto a la vida en California. Incluso mis padres, que ahora se acercan a la jubilación, pasan la mayor parte de su tiempo en Taiwán porque encuentran que es un lugar mucho más seguro y reconfortante.

Nuestra actitud relajada en Taiwán puede malinterpretarse como complacencia, pero no somos ajenos a las amenazas que tenemos ante nosotros. China ha amenazado con «respuestas decididas y fuertes contramedidas para defender su soberanía e integridad territorial». El martes, la oficina presidencial de Taiwán informó de un ciberataque en su sitio web.

Pero como dijo un amigo taiwanés, la amenaza china es como un cáncer en remisión que continuamente amenaza con regresar. Hemos estado infectados con él durante décadas y somos muy conscientes de que muy bien podría matarnos esta vez. Sin embargo, estos son problemas de larga data que el pueblo taiwanés ha estado planteando durante años, la mayoría de las veces en oídos sordos.

Taiwán ha suplicado la adhesión a la Organización Mundial de la Salud, que se le ha negado repetidamente en medio de la presión china. A pesar de ser una isla autónoma, Taiwán aparece constantemente como una provincia de China en los sitios web de cadenas hoteleras y aerolíneas internacionales. Y, a lo largo de los años, Taiwán ha sido despojado de aliados diplomáticos uno por uno a medida que los líderes políticos se dejan influir por la inversión china.

En todo caso, me molesta el pánico aparentemente performativo que se espera de la gente de Taiwán mientras hacemos todo lo posible para vivir nuestras vidas normales. Porque si el mundo realmente se preocupa por el bienestar de Taiwán, entonces dénos un asiento en la mesa.

La visita de Pelosi es un gesto de solidaridad muy bienvenido, pero las alarmas hiperbólicas que suenan como resultado de su visita solo juegan a favor de China y apoyan la ilusión de que Taiwán no es un país democrático con sus propias leyes y fronteras. Muchos critican la visita de Pelosi por alterar el delicado equilibrio de la geopolítica, pero los legisladores tienen todo el derecho de visitar la isla y lo han hecho muchas veces en el pasado, a pesar de la ira china.

Taiwán no está provocando a nadie y, según una encuesta reciente encargada por el gobierno, la mayoría de la gente en Taiwán — incluido el liderazgo actual — apoya mantener de alguna manera el statu quo por el momento, lo que significa «sin unificación, sin independencia y sin uso de la fuerza». Es un área gris en la que se cuestiona continuamente la soberanía taiwanesa, incluso cuando Taiwán ha demostrado ser una tenue fuente de estabilidad.

Taiwán nunca en su historia ha sido gobernado por la República Popular China, y amplificar la insistencia de China en la unificación y sus rabietas sienta un terrible precedente. El gobierno chino es el único responsable del aumento de las tensiones, y la sutil calma del pueblo de Taiwán en comparación con la retórica violenta impulsada por el estado chino es una metáfora de ello.

Nuestras vidas en Taiwán no giran en torno a las relaciones a través del Estrecho. No nos vemos a nosotros mismos como «una roca austera en un mar cargado de tifones» o «el lugar más peligroso de la Tierra». En todo caso, estamos más enfocados en abrir lentamente y aflojar las restricciones de covid-19 después de dos años de estrictas medidas pandémicas.

Así es Taiwán: ubicación, gobierno, idiomas hablados y más datos
No pienso en China con regularidad y tengo que recordarme continuamente que cualquier ansiedad que sienta por las consecuencias de la visita de Pelosi está influenciada externamente. He estado pidiendo a mis amigos taiwaneses que me aseguren esto, y ellos también me han dicho que nadie en sus círculos está hablando de la visita de Pelosi. «Estoy seguro de que China y sus trolls se van a enojar por eso», bromeó mi amigo.

Cuando el avión de Pelosi partió hacia Taiwán hoy temprano, recibí una avalancha de noticias de mi familia. Un amigo de la familia me ayudó a hacer la revisión de smog y un cambio de aceite por si acaso. También se han instalado trampas para cucarachas en mi apartamento. Personalmente, estoy especialmente entusiasmada con las trampas para cucarachas.

 

 

 

(cnn.com)