Economía

Un brote de covid en China desata el efecto mariposa en el comercio mundial

Un brote de Covid en China ha provocado el cierre parcial del tercer puerto más concurrido del mundo en tránsito de contenedores. El puerto de Los Ángeles, que vio caer sus volúmenes debido a un brote de Covid en junio en el puerto chino de Yantian en China, se está preparando para otra posible disminución debido al último cierre en el puerto de Ningbo-Zhoushan. El precio de los fletes vuelven a escalara a máximos históricos, añadiendo presión a un sector muy tocado y a la economía global. Algunos expertos temen a que el efecto de las restricciones pueda afectar incluso al Black Friday y campaña de Navidad.

Anton Posner, director ejecutivo de Mercury Resources, empresa dedicada al transporte marítimo, advierte de que muchas empresas que alquilan barcos ya están agregando cláusulas contractuales de Covid como seguro para no tener que pagar por los barcos varados.

Para el sector del transporte marítimo parecía que la situación empezaba a calmarse después de la pandemia, pero los nuevos brotes no dejan de dar golpes secundarios al comercio mundial.

El cierre parcial del puerto Ningbo-Zhoushan está generando temores a los centros marítimos de todo el mundo de enfrentarse a restricciones parecidas y ralentizar los flujos comerciales, desde alimentos perecederos hasta productos electrónicos.

Un nuevo golpe para las cadenas de suministro
Los rebrotes llegan en un momento complicado cuando todavía las rutas comerciales no se han adaptado a un repunte de la demanda sin precedentes por la reapertura de las economías y a un rápido incremento de los precios. El cierre parcial de Ningbo “probablemente será otro golpe para las interrupciones de la cadena de suministro”, explica a Bloomberg Jeffrey Halley, analista senior de mercado de Asia-Pacífico de la firma Oanda Asia.

La gestora del puerto de Ningbo-Zhoushan dijo en un comunicado el jueves por la noche que solo una terminal está cerrada. El puerto está negociando activamente con las compañías navieras, dirigiéndolas a otras terminales. Para minimizar el impacto, también se está ampliando el tiempo de funcionamiento de otras terminales para no acumular retrasos.

Pero algunos barcos que atracaron en la terminal afectada, Meishan, antes del cierre están suspendiendo las operaciones de carga hasta la apertura de las instalaciones. La ciudad de Ningbo todavía se considera un área de bajo riesgo de virus, según la comisión de salud de la ciudad, aunque los vuelos desde y hacia Pekín han sido cancelados.

Origen del brote
Las restricciones se han tomado tras el positivo de un trabajador del muelle. Las autoridades de Ningbo dijeron que estaba completamente vacunado y que recibió la segunda dosis el 17 de marzo. El empleado no mostraba síntomas y está infectado por la variante delta del coronavirus. La investigación epidemiológica muestra que el trabajador había estado en contacto cercano con marineros de buques de carga extranjeros.

El índice Báltico, que sirve como referencia mundial para seguir los precios del comercio marítimo, ha subido más del 10% desde hace un mes, cuando la variante delta comenzó a extenderse rápidamente. Si bien no ha habido efectos significativos en los puertos estadounidenses, los problemas en China podrían afectar a las empresas que dependen de las exportaciones del gigante asiático. Los precios de los contenedores también se han disparado. El coste de referencia de enviar un contenedor desde Shanghai a Los Ángeles aumentó más del 220%, respecto el año pasado, hasta los 10.322 dólares esta semana.

Fuente: Revista El Economista