Internacional

Un año difícil para la realeza británica con los cánceres de Carlos y Catalina

El 2024 ha sido un año difícil para la monarquía británica, con el anuncio de los cánceres que padecen el rey Carlos III y la princesa Catalina, esposa de su hijo mayor Guillermo.

Todo inicia con el Palacio de Kensington, encargado de la comunicación de los príncipes de Gales, anuncia que Catalina, de 42 años, está hospitalizada en Londres para una “cirugía abdominal planificada”. El palacio añade que la operación fue un éxito, pero que es poco probable que Catalina regrese a sus funciones oficiales hasta Pascua, a finales de marzo. Ante las preguntas que se plantea la opinión pública, el palacio transmite a la prensa que no se trataba de un cáncer.

Unas horas más tarde, el Palacio de Buckingham anuncia que el rey Carlos III, de 75 años, quien accedió al trono en septiembre de 2022, deberá ser hospitalizado debido a una hipertrofia benigna de próstata. Esta comunicación sobre la salud del rey, inusual por parte de la monarquía, tenía como objetivo advertir a la población sobre esta patología, muy común entre hombres de cierta edad y generalmente poco grave.

Sarah Ferguson, de 64 años, exesposa del príncipe Andrés, hermano del rey, anuncia que padece un melanoma maligno, un cáncer de piel. Seis meses antes, en junio de 2023, ya había anunciado que le habían diagnosticado una forma temprana de cáncer de mama.

26 de enero. El rey ingresa en el hospital

Carlos III ingresa en la prestigiosa London Clinic, donde también se encuentra Catalina. El monarca saluda a la multitud al salir de la clínica el 29 de enero. El Palacio de Kensington también anuncia el 29 de enero que Catalina ha sido dada de alta en la London Clinic.

5 de febrero. Anuncio del cáncer de Carlos III

El Palacio de Buckingham anuncia que al rey le han descubierto un cáncer durante su operación de próstata y ha iniciado el tratamiento. El comunicado no especifica la naturaleza de su cáncer. Carlos III cancela entonces todos los compromisos públicos, pero continúa desempeñando algunas funciones oficiales, como su reunión semanal con el primer ministro.

La ausencia misteriosa de Catalina

En la era de las redes sociales, el silencio sobre los motivos de la operación de Catalina y su larga ausencia genera un cúmulo de especulaciones. El 27 de febrero, Guillermo cancela a última hora su presencia en una ceremonia en memoria de su padrino, el rey Constantino de Grecia, en el Castillo de Windsor, por “motivos personales”, alimentando los rumores sobre la salud de su esposa.

El 10 de marzo, con motivo del Día de la Madre en Reino Unido, el Palacio Kensington publica una fotografía oficial de Catalina sonriendo, rodeada de sus tres hijos, la primera desde su operación a mediados de enero. Sin embargo, Catalina tuvo que admitir que la foto fue retocada y pedir disculpas, lo que genera más conjeturas.

En un vídeo, la princesa anuncia que tiene cáncer, sin especificar su naturaleza, y que ha comenzado una quimioterapia. “Los últimos meses han sido increíblemente difíciles para toda mi familia”, afirma Catalina, visiblemente cansada.

26 de abril. Anuncio de la vuelta del rey a la vida pública

El palacio anuncia que el rey reanudará sus actividades públicas con una visita a un centro de lucha contra el cáncer. Según un portavoz, los médicos están “alentados” por los avances en su tratamiento. Desde entonces, Carlos III siguió mostrándose en público, participando en las tradicionales “garden party” en primavera o en las conmemoraciones del 80º aniversario del Desembarco de Normandía.

14 de junio. Catalina anuncia su primera aparición oficial en seis meses

Catalina anuncia a través de un mensaje en redes sociales que su tratamiento está “haciendo buenos progresos” y que asistirá el fin de semana al tradicional desfile por el cumpleaños del rey en Londres, su primera aparición pública oficial desde diciembre. “Mi tratamiento continúa y lo hará durante unos meses más”, añadió.

Se espera que el sábado Catalina se una a la familia real para el tradicional saludo en el balcón del Palacio de Buckingham. El rey indicó que acudirá en carruaje y no a caballo, como el año pasado.

Por:  SEMANA