Internacional

UE ve «indispensable» que Londres aclare su posición sobre factura de salida

«Estamos de acuerdo en la necesidad de dar certidumbre a los ciudadanos, pero obviamente tenemos diferentes visiones sobre cómo conseguirlo»

ESPAÑA. El negociador jefe de la Unión Europea (UE) para el «brexit», Michel Barnier, consideró hoy «indispensable» que el Reino Unido «clarifique» su posición sobre la factura que deberá pagar por abandonar la UE , que consideró «inseparable» de otros puntos de la primera fase de negociaciones.

«Como he dicho claramente a David (Davis, el negociador jefe británico), una clarificación por parte del Reino Unido es indispensable para negociar y lograr progresos suficientes sobre el acuerdo financiero, inseparable de otros elementos del dossier», indicó Barnier.

Ambos negociadores comparecieron en una rueda de prensa en Bruselas al término de la segunda ronda de negociaciones, que comenzó el pasado lunes.

Tras una primera ronda en junio en la que sentaron la agenda de las negociaciones, Barnier dijo que ésta sirvió para que ambas partes presentaran sus propuestas y para identificar «convergencias y divergencias».

«Esta semana, juntos, hemos detallado el análisis jurídico de estos compromisos», comentó, y aseguró que «queremos una salida ordenada, y una salida ordenada requiere saldar las cuentas».

Según dijo, «tan pronto como el Reino Unido esté listo para precisar la naturaleza de sus compromisos, estaremos dispuestos a discutir».

Otro punto clave de esta fase de negociaciones es el de los derechos de los ciudadanos británicos europeos, en el que Davis reconoció que su país coincide con la UE en la «necesidad de certidumbre», aunque discrepa con la perspectiva de Bruselas.

«Estamos de acuerdo en la necesidad de certidumbre para los ciudadanos, pero obviamente tenemos diferentes visiones sobre cómo conseguirlo», indicó.

Bruselas quiere que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sea el garante de los derechos de los ciudadanos europeos instalados en el Reino Unido y de los británicos residentes en la UE.

«Existe una divergencia fundamental sobre la manera de garantizar estos derechos», comentó Barnier, en especial en lo relacionado con cómo asegurar los derechos de futuros miembros de la familia o la exportación de ciertos beneficios sociales.

Los negociadores de Bruselas y Londres se refirieron también a la situación de Irlanda e Irlanda del Norte, que junto a los derechos de los ciudadanos y la factura del divorcio comunitario es uno de los asuntos prioritarios de la negociación.

«Ambas partes siguen comprometidas con los Acuerdos del Viernes Santo y con alcanzar una solución flexible e imaginativa para abordar una circunstancia fronteriza única», dijo el negociador británico.

Davis precisó que esa solución también deberá recoger «mecanismos para preservar el Área de Viaje Común».

Por su parte, el negociador comunitario señaló que la UE necesita «entender mejor cómo el Reino Unido entiende esta cooperación tras el ‘brexit’», y destacó que también hay que «aclarar cómo mantener el Área de Viaje Común» (ABC/LA NACIÓN)