Internacional

UE busca que misión naval en Mediterráneo persiga a traficantes de personas

Sin autorización de la ONU, la misión naval no tendrá el mandato para intervenir en aguas ni territorio libio para capturar embarcaciones.

BRUSELAS. La jefa de política exterior de la Unión Europea argumentó en favor de una misión naval en el Mar Mediterráneo que persiga a los libios que están llevando a personas a Europa en forma clandestina y dijo que un acuerdo europeo acelerará el mandato de la ONU que necesita el plan para tener éxito.

La Unión Europea quiere capturar a los contrabandistas y destruir sus embarcaciones frente a la costa de Libia para ayudar a frenar el creciente número de inmigrantes que huyen de la guerra y la pobreza en el Norte de África, pero muchos países europeos quieren la autorización de Naciones Unidas para actuar.

La jefa de política exterior del bloque, Federica Mogherini, dijo que los ministros de Relaciones Exteriores y Defensa de la Unión Europea “tomarán la decisión de establecer la operación por mar para desmantelar las redes criminales que están traficando con personas en el Mediterráneo”.

“Cuando adoptemos una decisión será más urgente y claro para el Consejo de Seguridad (de la ONU)”, dijo a la prensa.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, instó a que Europa dé el paso, en parte porque podría haber militantes de Estado Islámico “intentando esconderse también, mezclándose entre los inmigrantes” para llegar a Europa.

Unos 51.000 inmigrantes han entrado a Europa este año cruzando el Mediterráneo, 30.500 de ellos a través de Italia. Cerca de 1.800 se ahogaron en el intento, según la agencia de refugiados de la ONU.

En una cumbre de emergencia celebrada el mes pasado en Bruselas, la Unión Europea acordó “identificar, capturar y destruir las embarcaciones antes de que sean usadas por traficantes”.

Mogherini viajó este mes a Nueva York para buscar el apoyo de Reino Unido, Francia, Lituania y España para el borrador de una resolución en virtud al Capítulo 7 de la Carta de la ONU, que permite usar la fuerza para restaurar la paz y la seguridad internacional.

Sin autorización de la ONU, la misión naval no tendrá el mandato para intervenir en aguas ni territorio libio para capturar embarcaciones.
Pero los diplomáticos de la Unión Europea dijeron que la misión aún podría ser aprobada el lunes, tras lo cual empezarían a usar barcos y helicópteros en alta mar para reunir información sobre traficantes, aunque su impacto será limitado por el momento. (Reuters/ La Nación)