Opinión

TRIUNFO CONFIRMADO.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil
[email protected]

 

 

Triunfo es triunfo por más ajustado que éste sea. Posiblemente habrá apelaciones y reclamos para intentar revertir la pérdida presidencial y vicepresidencial de un binomio que no gozó del beneplácito de los electores.

Los vencedores deben estar preparados para los días duros que se vienen a muy corto plazo, así como preparar un gabinete de lujo que por ningún motivo este contaminado con los anteriores funcionarios de los tres últimos periodos.

Si no logran una mayoría Legislativa tendrán serios problemas en poner en ejecución las reformas que el país necesita con toda la urgencia posible, especialmente las tributarias, educativas y sociales, etc., etc., etc.,… es indispensable que el nuevo ministro de Gobierno tenga simparía, tenacidad y poder de convicción.

Por ningún motivo existen dudas sobre las capacidades del nuevo presidente Daniel Noboa Azín, pero los aprovechadores y oportunista de último momento se presentan en el momento menos pensado.

Por último, señor presidente Noboa, si el fracasado expresidente Guillermo Lasso Mendoza le deja sobre el escritorio una carta con recomendaciones como lo ofreció, no dude en descartarla y no pierda su tiempo en leerla.