Internacional

Triunfa “La Meryl Streep” de la animación mexicana

La cineasta tapatía Sofía Carrillo ganó el premio a Mejor Cortometraje de Animación Mexicano por su producción «Cerulia», en el FICM

MÉXICO. Cualquier quinceañera que tuviera como chambelanes a Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón, Béla Tarr, Cristian Mungiu, Laurent Cantet, Gael García, Lee Unkrich, Felipe Cazals y Michel Hazanavicius podría presumir de haber tenido la mejor “fiesta de quince” de la historia. Por eso no es exagerado decir que el XV Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) bailó su vals con la mejor compañía.

Tras una decena de días de cine y con el triunfo de filmes como “Oso Polar”, “Ayer maravilla fui” y el corto tapatío “Cerulia” concluyó la más reciente edición del FICM. La constitución del jurado principal ya nos hacía ver que este iba a ser un año de reconocimientos para el cine de contemplación, de parsimonia o de experimentación.

Cabe señalar que ya son tres las ocasiones en que la cineasta tapatía Sofía Carrillo sale del Festival Internacional de Cine de Morelia con el premio principal en la categoría de cortometraje animado. Antes ganó con “La Casa Triste” y “Prita Noire”. Sus amigos bromean y le dicen que se está convirtiendo en “La Meryl Streep” de la animación mexicana.

En esta ocasión, Carrillo ganó con el corto “Cerulia”, una pieza de horror en stopmotion que también triunfó en Guadalajara y que, en este momento, forma parte del “shortlist” de 60 cortos de la Academia de Hollywood para elegir a los nominados al Oscar en Cortometraje Animado para 2018. Francamente, quisiéramos ver a la pequeña “Cerulia” desfilando en traje de gala por la alfombra roja de la fiesta fílmica más mediática de la Meca del Cine.

Otro aspecto a subrayar es que la clausura del FICM se vio coronada por el estreno nacional de una de las más esperadas cintas de animación mexicanas de los últimos años: “Ana y Bruno” de Carlos Carrera. El círculo se cerró perfectamente si consideramos que el título de apertura fue “Coco” de Disney/Pixar, con lo que Morelia firmó una edición inédita, abriendo y cerrando con animaciones, acreditando así el tremendo valor artístico de una técnica audiovisual que, malamente, hemos estereotipado como “para niños”.

Tal vez la frase que marcó la ceremonia de clausura, que fue conducida por Arcelia Ramírez, fue la que dijo el director Marcelo Tobar, realizador de la laureada “Oso Polar” (cinta filmada con un iPhone) quién sentenció: “No importa si no recibimos los grandes recursos, los apoyos institucionales o el dinero, hay que filmar. Como sea, pero hay que filmar”. La idea fue secundada por el actor Tenoch Huerta: “Hay que filmar, es cierto. Eso es lo que hacemos, esa es nuestra responsabilidad con el público y con México”. (INFORMADOR/LA NACIÓN)