Opinión

Triste realidad: desperdicio y necesidad

 Joel Yánez Macías

Twitter: @joeleljym

www.joelyanezmacias.webnode.com

“Miles de personas han sobrevivido sin amor; ninguna sin agua”

Los feriados de mi país son muy parecidos. Las terminales de buses se llenan y las playas se abarrotan de turistas. Muchas personas deciden viajar a otros parajes y se montan en la aventura de conocer lagunas y cráteres o viajar hasta la penetrable Amazonía. Sabemos bien que tenemos mucho para disfrutar.

Obviamente existe el feriado de carnaval donde los colores del rostro no se iluminan, al contrario se ponen más oscuros. Los que no viajan, deciden “jugar carnaval” y empapar a la gente. La cultura queda un poco de lado y el irrespeto se muestra tal y como es. Perdón por decir todo esto pero es cierto.

Mientras en Latinoamérica se desperdicia el agua por único justificativo de jugar al carnaval, en África millones de personas aún no cuentan con el líquido vital. El agua es más que un simple compuesto de hidrógeno y oxígeno. Se trata de vida.

Pongámonos por un momento en la situación extremadamente difícil de estas personas. ¿Echaríamos el agua? Usted quizá discrepe conmigo porque según se dice “tenemos agua hasta para regalar”. Pero imagine que no es así, que cada vez que tira un balde de agua, ésta se agota. No se nota pero se agota.

Del otro lado del “charco” existe una triste realidad. Debemos aprender a usar con conciencia a uno de los líquidos más valiosos, por no decir el más valioso. Y solo algo antes de terminar. ¿Usted beberá 8 vasos este día? ¿Su mascota tendrá suficiente agua para cuando no esté en casa? Dependiendo la respuesta: El agua es tan necesaria. Muchos podrán vivir sin familia y hasta sin amor, pero sin agua tarde que temprano dejarán de existir. Reaccionemos a tiempo. No necesitamos tirar el agua para ser felices.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.