Internacional

Tripulación multinacional llega a la Estación Espacial Internacional

Proyecto en el que participan 16 naciones, orbita una velocidad de más de 27.000 kilómetros por hora a una distancia de 400 kilómetros de la Tierra.

KAZAJISTÁN: Un cohete ruso despegó  desde el cosmódromo de Baikonur en Kazajistán, llevando a los tres nuevos miembros de la tripulación a la Estación Espacial Internacional, incluyendo la primera mujer astronauta de Italia.

La cápsula Soyuz que llevaba al nuevo comandante de la estación, Terry Virts (de la agencia espacial estadounidense NASA), el comandante Anton Shkaplerov (de la Agencia Espacial Federal Rusa) y a Samantha Cristoforetti (de la Agencia Espacial Europea), despegó a las 2101 GMT .

Menos de seis horas después, la cápsula voló a un puerto de atraque en el lado ruso de la estación, que se encontraba 418 kilómetros sobre el Océano Pacífico, dijo el comentarista de la misión de la NASA, Kyle Herring, desde el Centro Espacial Johnson en Houston.

La estación, operada por 15 naciones, sirve como un laboratorio para desarrollar una serie de experimentos sobre biología, investigación de materiales, desarrollo de tecnologías y otras pruebas que aprovechan su entorno de microgravedad único.

“Creo que dentro de 100 años, 500 años a partir de ahora, la gente va a mirar esto como los primeros pasos que empezamos a dar al adentrarnos en el sistema solar”, dijo Virts una conferencia de prensa previa al lanzamiento.

“De la misma manera que miramos hacia atrás a Colón y los otros exploradores de hace 500 años, así es como la gente verá este momento de la historia”, agregó.

El laboratorio de investigación de $ 100.000 millones ha estado corto de personal desde el 9 de noviembre, cuando el cosmonauta ruso Maxim Suraev, el astronauta europeo Alexander Gerst y Reid Wiseman de la NASA volvieron a casa después de permanecer unos cinco meses en órbita.

La nueva tripulación se enfrenta a seis meses llenos de labores, incluyendo tres caminatas espaciales para preparar a la estación para una nueva flota de naves espaciales comerciales estadounidenses que comenzarán a llevar astronautas a la base a finales del 2017. (Reuters/ La Nación)