Opinión

Triángulo Sagrado.

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Innovación, tecnología y ciencia, como motores de la recuperación y desarrollo económico, son los tres elementos que implementados a capa y espada hace más de treinta años, ha permitido a una pequeña nación como Israel, convertirse en una sólida economía, y aumentar su PIB de 100.000 millones de dólares a $400.000 millones.

El PIB per cápita de $6.000 a $43.000 todo ello sin un barril de petróleo o de otro commodity, solo con tecnología.

En el 2014, Rafael Correa quiso copiar de Israel el modelo, pero su acercamiento a Venezuela nos alejó de una opción que hubiese marcado un presente diferente

Hoy ocho años después, LASSO vuelve a Israel, en busca de implementar este modelo exitoso e implementarlo en nuestra realidad, que deberá para insertarse, romper paradigmas, cortas manos y uñas de miles de corruptos, y despertar las neuronas de ejércitos de alienados que deben buscar en el trabajo y la capacitación, los elementos para encender su superación y bienestar.

El modelo se asienta en un triángulo, dónde en el vértice superior se sitúa el Gobierno como facilitador de gestiones, en los dos inferiores las universidades por un lado y por el otro los emprendedores y el sector privado.

En otras palabras: autoridad, conocimiento y capital, como ejes plenamente sincronizados de un nuevo motor de desarrollo.

Éste es el objetivo fundamental del viaje del presidente Lasso, que su equipo de comunicación y el propio Ministerio de Relaciones Exteriores, no han podido vender o posicionar, limitando la visita a simples acuerdos y visitas a fábricas o industrias bélicas, cuando en el fondo, lograr implementar el triángulo sagrado es el verdadero objetivo estratégico y política de Estado…

He tenido que recibir información e investigar en medios israelíes, para descubrir la razón de ser del viaje, que de ejecutarse seguramente ni LASSO podrá ver sus resultados, pero nos otorgará como nación, verdaderas fortalezas y una sólida estructura, para insertarnos en iguales condiciones con los grandes del mundo…

Así las cosas, ojalá LASSO encuentre en su equipo de ministros y asesores, todo el apoyo, apertura, para implementar el modelo, establecer un puente entre nuestras dos naciones, en que expertos y técnicos israelitas, nos vendan, eduquen e inserten el chip de sus conocimientos y experiencias, porque nada es gratis y eso, ellos mismos nos los enseñan, becas para nuestros jóvenes universitarios, estudios de hebreo como otra lengua opcional, etcétera.

¿Se dan cuenta lo vital e importante de tener buenos comunicadores? Podré tener muchas diferencias, decepciones por todos los incumplimientos, alianzas contra natura, malas decisiones, deslealtad, pero ante todo soy un ciudadano que quiero lo mejor para mí, y cuando encuentro algo que hay que apoyar, pues con alma vida y corazón lo estaremos haciendo.

 

Semper Fi.