Internacional

Tres muertos y cinco lesionados por una fuga de gas en Chile

Las víctimas mortales fueron dos de los operarios, que cayeron al fondo del pozo a causa de las emanaciones y un trabajador de la clínica que quiso ayudarlos, precisó.

SANTIAGO DE CHILE. Tres personas murieron y otras cinco resultaron lesionadas hoy a raíz de una fuga de gas ocurrida en una clínica situada en el sector de Vitacura, en la capital chilena, informaron fuentes de bomberos y policiales.

 La situación ocurrió pasadas las 14.00 hora local en el tercer subterráneo de la clínica San Cristóbal, situada en la esquina de avenida Vitacura y calle Luis Pasteur, al oriente de Santiago de Chile, donde un grupo de trabajadores limpiaba un pozo séptico de siete metros de profundidad.

 Según dijo a los periodistas Mauricio Repetto, comandante del Cuerpo de Bomberos de Santiago, los operarios fueron alcanzados por una mezcla de gas compuesta principalmente por amoníaco y ácido clorhídrico, que en concentraciones de hasta el 60 % es imperceptible.

 Uno de los lesionados sufrió un paro cardíaco y fue trasladado a otra clínica del sector, al igual que otra de las personas afectadas, que sufrió un colapso nervioso, mientras los demás se están recuperando, añadió Repetto.

 Los pacientes de la clínica fueron evacuados a la calle tras desatarse la emergencia, pero un par de horas después se autorizó al establecimiento a reanudar sus actividades desde la planta baja hacia arriba, por lo que los pacientes fueron devueltos a sus habitaciones.

 “La sección donde ocurrió el accidente está cerrada por motivos de investigación y seguridad, el resto del Hospital del piso 1 hacia arriba está liberado y puede funcionar”, dijo a los periodistas el secretario regional del Ministerio de Salud, Carlos Aranda.

 Anunció además que se abrirá una investigación sanitaria para determinar “las responsabilidades que corresponden.

 La investigación judicial quedó a cargo del fiscal Luis Jaramillo, quien comento que el lugar al que cayeron las víctimas mortales “es bastante peligroso”, por lo que los únicos que pueden bajar son los bomberos, con el objeto de recuperar los cuerpos. (Efe/ La Nación)