Ciencia

Tres daños que podría causarte el flúor de tu pasta de dientes

Hay productos de higiene personal que sin saberlo contienen sustancias que, en dosis excesivas, podrían afectar tu bienestar. Por ejemplo, estudios confirman ciertos daños que el flúor contenido en la pasta de dientes tiene para la salud.

MEXICO. Aunque hay controversia de los pros y contras del flúor, un estudio del Laboratorio de Psicobiología de la Universidad de Guadalajara afirma que cuando este elemento se acumula en el organismo genera efectos nocivos en distintos tejidos del organismo, particularmente en el sistema nervioso, sin producir malformaciones físicas previas”.

Su toxicidad puede manifestarse con el consumo de 1 parte por millón (ppm) y los efectos no son inmediatos ya que pueden tardar 20 años o más en manifestarse”, explica el estudio.

Daña el sistema nervioso. El flúor tiene efectos tóxicos sobre el sistema nervioso central. Se cree que la acumulación podría interrumpir la síntesis de neurotransmisores y receptores en las células nerviosas, así como deficiencias en la síntesis de proteínas en el cerebro, lo que desencadena degeneración neuronal, según información de la Universidad de Guadalajara.

Estos efectos nocivos dependen de la dosis ingerida o absorbida por el cuerpo, así como la edad y tiempo de exposición. Se recomienda evitar el uso de pastas dentales y artículos que contengan concentraciones mayores a 0,7mg/l.

Fluorosis dental. En cantidades limitadas, el flúor no tiene efectos tóxicos y protege de caries dental. Cuando se excede puede causar fluorosis dental que se manifiesta con estrías o líneas a través de diente. También pueden aparecer manchas blancas u oscuras (marrones), de acuerdo con información de la Facultad de Odontología de la UNAM.

Para evitar los daños se recomienda que el flúor en una pasta dental no contenga más de 0.2%. En productos para niños, menores de seis años, la sugerencia es máximo de 0.05%.

Problemas estomacales. Cuando una cantidad excesiva de flúor entra en el tracto digestivo, el ácido fluorhídrico irrita las paredes del estómago, ocasionando malestar estomacal como náuseas, vómitos o diarrea, principalmente en los niños. (La Nación/Internet)