Actualidad

Tres cantones afectados por el río Bulu Bulu

En Yaguachi se limpió la palizada en las riberas del puente Payo y en Taura inició ayer la reconstrucción de un muro carrozable.

GUAYAQUIL. Las correntosas aguas del río Bulu Bulu, que aumentó su caudal tras las lluvias que se registraron en los últimos días, arrasaron con un fragmento de muro carrozable, en tres partes, incomunicando a los recintos de Caimital, Libertad, Montañita y El Garzal. Además afectó a los cantones del El Triunfo, Naranjal y Yaguachi, en Guayas

La Prefectura prevé que la rehabilitación del acceso a los antes mencionados recintos, del cantón Naranjal, concluya lo antes posible. El prefecto Jimmy Jairala hizo esa proyección luego de que el ente provincial comience ayer con los trabajando en frentes de emergencia en Yaguachi y Taura por crecida del mencionado río.

“El Bulu Bulu ya venía inquietándonos desde hace 15 días en el sector de San Mateo, en Durán, por lo que tuvimos que reforzarlo. Antes de anoche, se generó un segundo problema cercano a Boliche, pero el problema que se presentó en el sector llamado Bypass 3, en Taura, fue grave”.

Según Jairala, se inundaron mil hectáreas de producción de camaroneros, banano, arrozales entre otros sembríos. “Estos problemas con el Bulubulu lo vamos a seguir viviendo, es mentira que alguien diga que las inundaciones no se van a repetir. Siempre he dicho que no estamos librados de esto”.

Una de las soluciones, según el Prefecto, será el proyecto hídrico Bulu Bulu y Cañar, para control de inundaciones en los cantones El Triunfo y Cañar, que tiene un avance del 80%, por lo que se prevé que esté terminado para fin de año.

La obra se ubica en la cuenca baja del río Guayas, entre los ríos Daule y Babahoyo. Contempla la construcción de un muro de hormigón de 2.800 metros de longitud, con miras a proteger principalmente a las comunidades asentadas en el sector Cochancay (provincia de Cañar).

Así como el trasvase Daule-Vinces, ubicado en el sector de Salamina en Balzar (Guayas), y que es parte de un grupo de 6 megaobras hídricas que entrarían en operación hasta 2015, también evitaría las inundaciones en la zona baja de la provincia del Guayas.

“Estos dos proyectos son los que no van a poner a salvo de este tipo de emergencias de este tipo de inundaciones, que durante tanto años han venido asolando a la provincia del Guayas”, recalcó.

En el sector conocido como puente Payo, del cantón Yaguachi, la creciente de este río anegó unas cincuenta viviendas ubicadas en los linderos del afluente, afectando a unas 120 personas que habitan en los recintos La Melida y Barrio Lindo 2.

Edgar Manrique Benítez, de 53 años y morador de Virgen de Guadalupe, observó atento los trabajos de la maquinaria de la Prefectura. “Esto era de asustarse, es admirable el trabajo de la Prefectura. Aquí los pobladores estuvimos alarmados por la creciente y correntada, creo que la solución es desembarcar este bypass”, comentó Manrique.

Como medida preventiva ante posibles inundaciones por el desbordamiento del río Bulu Bulu, la Prefectura culminó, hace una semana, la reconstrucción del muro de contención en San Mateo, un enrocado de 60 metros de largo por 10 metros de ancho, con lo que se evitarían afectaciones en el acceso a Taura.

Sin embargo, el cauce del Bulu Bulu se torna irregular e impredecible durante las precipitaciones. En el recinto Caimital, de la parroquia Taura, cantón Naranjal, la fuerza del río hizo ceder la estructura del muro carrozable que conduce al manglar, impidiendo la captura de cangrejos a un días del inicio de la veda de este crustáceo, lo cual preocupa a los vendedores.
La fragmentación del muro, en tres partes, incomunica a los pobladores de los recintos Caimital, Libertad, Montañita y El Garzal. (DO/La Nación)