Actualidad

Tratado con Cuba permitiría repatriar a 40 cubanos y 12 ecuatorianos

QUITO. La desesperación, angustia y zozobra son tres ingredientes de vida que comparten quienes están presos en el extranjero. En Ecuador existen 33 mil 500 privados de la libertad, el 7 % son ciudadanos de otros países. De esa cifra, 40 son cubanos. El hacinamiento aún es un problema recurrente en las cárceles ecuatorianas, con una sobrepoblación del 37.18 %. Pero para los provenientes de Cuba, existe una posibilidad de retornar a su país.

En la Comisión de Relaciones Internacionales se analizó el Convenio con Cuba sobre el traslado de sentenciados tanto en Ecuador como en la isla. La idea es que cumplan sentencia en su propio país y poner en vigencia los derechos ciudadanos de quienes se encuentran detenidos, pues, según Santiago Aponte, delegado de Cancillería, el Estado no debe dejar de preocuparse por esas personas.

Son 12 detenidos ecuatorianos en Cuba por diversos tipos de delitos los que se beneficiarían del Tratado. En algunos casos ya solicitaron regresar a Ecuador para cumplir sus sentencias. De aprobarse, serían los propios detenidos quienes autoricen su traslado.

Lo que dice el documento

En el documento consta que el Estado trasladante cuidará de que el consentimiento sea otorgado de forma voluntaria y que la persona tenga pleno conocimiento de las consecuencias jurídicas. Además, la manifestación del consentimiento se regirá por la ley del Estado trasladante. En el caso de incapacidad por edad o salud de la persona privada de la libertad, un representante legal deberá otorgar el consentimiento para el traslado. Cada parte podrá conceder el indulto, amnistía o la conmutación de la pena que se aplica también si así deciden los Estados en algún determinado momento.

Uno de los puntos claves es que para acceder a los beneficios del convenio la sentencia que dispuso la privación de la libertad debe estar ejecutoriada. Para Liliana Guzmán, viceministra de Justicia, es necesario fortalecer este tipo de tratados que permiten reivindicar derechos para que los ecuatorianos vuelvan a casa. Ella hizo notar que el hecho de que los detenidos cubanos regresen a su país no implica que se acaba el hacinamiento, pues no es una cifra que incida. Sin embargo, aseguró que por respeto a los derechos humanos es positivo para ambos países.

Una reforma que llega a tiempo

La preocupación que existía es que el beneficio para los cubanos no sea total, pues en esa nación si sales y no regresas por un lapso de dos años pierdes la residencia, pero eso desde enero será cosa del pasado, pues se hizo una reforma a la ley para eliminar esa figura legal, por lo que la repatriación de los 40 cubanos podría darse con mayor celeridad. El tema todavía no agota el análisis y se espera que en las próximas semanas se apruebe el informe en la Comisión para que pase al Pleno de la Asamblea. (Asamblea/LA NACIÓN)