Opinión

TRAICIÓN A LA PATRIA

Orlando Amores Terán/Quito

ATROCIDADES INHERENTES AL NARCOESTADO.

De acuerdo con los numerales: 2, 4, 6, 7, 8, 11, 14 y 15 del artículo 353 del Código Orgánico Integral Penal, los siguientes actos son traición a la Patria.

2. – «Facilitar a las fuerzas del enemigo el ingreso al territorio nacional…»

Nada tiene que ver el «concepto» que tenga el sirviente público que ejerce temporal y circunstancialmente, el mandato presidencial de la República, respecto de los enemigos del Estado; que no son los que él escoge.

En consecuencia, por un principio elemental de contrainsurgencia, la Fuerza Armada Revolucionaria de Colombia FARC, no es una fuerza amiga, ni aliada del Estado ecuatoriano, sino todo lo contrario, es una fuerza enemiga del Estado ecuatoriano, sus integrantes son enemigos naturales de las fuerzas regulares del Ecuador y enemigos del Estado de Colombia, país colindante, con quien mantenemos alianzas comerciales, militares y policiales.

Por tal razón, la penetración de la FARC en nuestro territorio, en el sector de Angostura, fue producto de la facilitación dispuesta por el mandatario Correa Delgado, en coordinación con sus ministros de Defensa, Wellington Sandoval y de Gobierno, Gustavo Larrea, que inclusive permitieron y patrocinaron un Congreso de subversivos en las instalaciones de la Casa de la Cultura ecuatoriana, en Quito, bajo la denominación «Coordinadora Continental Bolivariana» que se llevó a efecto del 24 al 27 de febrero del 2008, por pedido de la asambleísta de PAIS María Augusta Calle y de Lida Carmenza Devia Collazos, hija de Edgar Devia, alias «Raúl Reyes», segundo al mando de la Fuerza Armada Revolucionaria de Colombia.

En dicho Congreso se proclamó la «unidad antiimperialista», con la presencia de varios «progresistas» de Brasil, Chile, Venezuela, Ecuador, Perú, Alemania, Francia, México, España y Colombia, participaron los ecuatorianos José Ignacio Chauvin, Catalina Campus y Franklin Aisalla, quien falleció en el ataque a Angostura, y su pareja, Nubia Calderón, representante de la Fuerza Armada Revolucionaria de Colombia, en Ecuador.

La facilitación del ingreso de la fuerza enemiga, al territorio nacional, se comprueba con la ubicación del cuartel general del segundo al mando de la Fuerza Armada Revolucionaria de Colombia, ubicado en las coordenadas 0° 22 37” N 77° 07 48” 0, correspondiente al sector de Santa Rosa de Sucumbíos-Ecuador.

El 1 de marzo del 2008, mediante la «Operación FENIX», la Fuerza Aérea de Colombia, bombardeó el cuartel general de Edgar Devia, alias «Raúl Reyes» en las coordenadas 0° 22 37” N 77° 07 48” 0.

Fallecieron 25 personas, entre ellas «Raúl Reyes». Entre los fallecidos constan: Soren Ulices Avilés Ángeles, Fernando Franco Delgado, Juan González del Castillo y Verónica Natalia Velásquez Ramírez, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México que realizaban la tesis: «Los grupos sociales, insurgentes».

Por lo analizado, hay dos delitos que deben ser imprescriptibles e incorporarse al Art. 233 de la Carta Montecristi, la traición a la Patria y el prevaricato judicial; al igual que toda investigación para establecer responsabilidades administrativas, civiles y penales, por parte de la Contraloría General del Estado.

No podemos cansarnos, hasta desarmar la estructura nefasta que instauró el narcoestado.

 PRIMERA PARTE…