Opinión

TRAICIÓN A LA PATRIA.

Orlando Amores Terán/Quito

ATROCIDADES INHERENTES AL NARCOESTADO.

De acuerdo con los numerales: 2, 4, 6, 7, 8, 11, 14 y 15 del artículo 353 del Código Orgánico Integral Penal, los siguientes actos son traición a la Patria.

6.- «Entregar al enemigo territorio…»

Las actividades descritas anteriormente, comportan la entrega del territorio nacional al enemigo, que opera a través de miembros de la Fuerza Armada Revolucionaria de Colombia.

Una muestra adicional de la entrega de nuestro territorio al enemigo se prueba con el «Operativo Huracán de la Frontera», efectuado el 15 de septiembre del 2008, mediante el cual, la Policía incautó 4.7 toneladas de cocaína en San Lorenzo, Esmeraldas-Ecuador.

Los paquetes de droga tenían las marcas: NIKE, APACHE y ÁGUILA que utilizaba la Fuerza Armada Revolucionaria de Colombia, para marcar su droga.

Se detuvo a cuatro colombianos y ocho ecuatorianos, entre ellos los cabecillas, los hermanos Edison y Miguel Ostaiza, quienes utilizaban la empresa JOOAMI, para sus actividades.

El 28 de enero del 2009, José Ignacio Chauvin es llamado a declarar en el Juzgado IV de lo Penal del Guayas, para desvirtuar acusaciones que lo asocian con los hermanos Ostaiza.
El fiscal antinarcóticos del Guayas, Jorge Solórzano, mencionó que hay informes de Inteligencia que involucran a José Ignacio Chauvin con la Fuerza Armada Revolucionaria de Colombia.

7.- «No informar de la aproximación del enemigo o de circunstancia que repercuta directamente… en la población civil.»

En el 2008, se instituyó el narcoestado en la Constituyente, a través de la Carta Montecristi, específicamente en los artículos:

5.- Se prohíbe la presencia de bases militares extranjeras;

9.- Se otorga a los extranjeros, los mismos derechos que a los ecuatorianos;

118.- Se crea la Asamblea Nacional;

141.- Se faculta a quien ejerce la presidencia de la República, asumir de jefe de Estado y de gobierno;

204.- Se crea una Función Estatal de cooptación de todas las funciones e instituciones del Estado, denominada Función de Transparencia y Control Social;

217.- Se crea otra Función Estatal, la Electoral, para controlar todos los procesos «democráticos»;

242.- Se desorganiza el Estado en regiones, restando autonomía a las provincias;

423.5.3.- Se propicia la ciudadanía latinoamericana para armonizar derechos, cultura y educación, lo que significa adoctrinamiento narcoterrorista latinoamericanista.

No podemos cansarnos, hasta desarmar la estructura nefasta que instauró el narcoestado.

TERCERA PARTE.