Ciencia

Tradiciones de todo el planeta para combatir el estrés

 La tradición australiana de tejer busca ocupar las manos para calmar la mente.  En el ‘Kombolói’, los griegos manipulan cuentas para reconciliarse con el tacto.

ESTADOS UNIDOS. En cada rincón del planeta la cultura y la tradición han ideado formas de combatir los efectos negativos del estrés sobre nuestras vidas para neutralizarlos con remedios ligados a la naturaleza, la comunidad o el recogimiento individual.

 Después de todo el estrés de la vida diaria es global y nos puede afectar a todos. El libro Calm recorre hasta 50 ‘secretos’ culturales para relajar nuestra mente y nuestro cuerpo que suponen a la vez una vuelta al mundo por las culturas del planeta

Dar vueltas a nuestros problemas es como tirar de esos cabos sueltos: sólo se consigue empeorar las cosas. Los pueblos aborígenes de Australia tienen tradiciones textiles que hoy siguen vigentes. A menudo reservada a las mujeres, la tradición del tejido tiene propósitos prácticos, como cestos o tamices, y decorativos, como objetos para ceremonias sagradas. Las tareas complejas para el cuerpo calman los problemas complejos de la mente. Los tarahumara de Sierra Madre, México, corren por placer, para divertirse.

 En Irán se han encontrado pedazos de antiguos tableros en excavaciones y en Egipto se han hallado tableros de senet, un predecesor de este juego, en algunas tumbas antiguas. Aún hoy es fácil encontrar a ancianos en El Cairo jugando al backgammon mientras fuman sus pipas de agua y toman café dulzón.

 Reconciliarse con el tacto (Kombolói, Grecia) Hazte con un kombolói, una sarta de cuentas que los griegos manipulan para obtener calma, y reconcíliate con el sentido del tacto. La creciente virtualidad de nuestra vida moderna hace que nos olvidemos del tacto de las cosas.

La textura de las cuentas de madera de olivo, ámbar o cristal entre las yemas de los dedos y la palma de la mano o el sonido que producen al moverlas son sensaciones para disfrutar. Correr por placer (Correr largas distancias, Sierra Madre, México) Pregúntale a un corredor tarahumara de los cañones y montañas de Sierra Madre, en México, si correr es una obligación y te mirará como a un bicho raro. Para ellos, que viven en zonas muy remotas, correr largas distancias sobre terreno duro es un hábito vital tan normal como respirar o dormir y lo más importante, para estos indígenas correr es divertirse. Corren para llevar mensajes, para desplazarse de un pueblo a otro o para jugar a un deporte de pelota cuyos partidos duran varios días.

Cuidar a un ser vivo (Cultivo de bonsáis, Japón) El antiguo arte japonés del bonsái cultiva árboles en miniatura y les da formas bellas. Requiere una poda meticulosa de las raíces y la copa, más el alambrado de las ramas, a fin de lograr la representación perfecta de un árbol en miniatura. El arte del bonsái exige concentración, paciencia y visión a largo plazo en lugar de satisfacción instantánea. (Internet/ La Nación)