Actualidad

Trabajos benefician a recintos de la Manga del Cura

El mantenimiento pétreo motiva esperanza en los habitantes de esta zona rural guayasense que pertenece al cantón El Empalme.

GUAYAQUIL. Los 7,5 kilómetros de caminos vecinales de tercer orden que comunican a moradores de las comunidades Las Vegas y Carlos Julio, del sector Manga del Cura, en El Empalme, están siendo sometidos a reconformación pétrea por parte de la Prefectura del Guayas.

Este trabajo está agilizando la actividad económica en el sector, pues los lugareños pueden transportar sus productos hacia otros puntos de El Empalme con mayor rapidez y seguridad. Aquello incide también en el mejoramiento de sus ingresos económicos.

Ramón Bravo, ingeniero agropecuario de profesión y presidente de la Comunidad Carlos Julio, destaca el beneficio de la obra, pues la zona, a pesar de estar en problemas de límites con Manabí, está teniendo un gran desarrollo vial. Él nació en Portoviejo, pero vive en la Manga del Cura desde los siete años.

“Teníamos años con estos problemas, pero gracias a Jimmy Jairala empezamos a tener más orden con transportación segura. Los chicos aquí ya pueden ir a sus colegios con mucha seguridad. Mis productos agrícolas de ciclo corto los comercializo rapidito, obteniendo una ganancia mucho más alta sin dañar mi carrito”, enfatiza Bravo.

Oswaldo Rivera, funcionario de la Dirección de Obras Públicas que está a cargo de la obra, explica que “esta vía cuenta con más de 2.000 m3 cúbicos de material pétreo que explotamos en la cantera La Toquilla Chica y con un ancho de 6,5 metros que ayuda al desarrollo económico de los lugareños que se dedican a la actividad agrícola”.

La expectativa de seguir desarrollando el área vial en esta zona rural del cantón El Empalme es muy alta. La Corporación Provincial también concluyó el mantenimiento pétreo de la vía Paraíso La 14-La Betania, con una longitud de 5,1 kilómetros.

“Esto es una maravilla; al fin nos sentimiento atendidos. Con esta administración de Jairala estamos viviendo mejores días. Tengo en El Empalme viviendo 27 años y nunca había visto trabajar en estos caminos como lo hace este prefecto. Me siento orgulloso de ser guayasense”, aseguró Gregorio Palma agricultor de la zona que cuenta con 71 años de edad. (Prefectura/Red. La Nación)