Actualidad

Trabajadores ‘informales’ preocupados por medidas del Municipio

Una de las propuestas del Municipio, según Narváez, es facilitar que los negocios puedan adquirir o alquilar un local para que puedan seguir funcionado.

GUAYAQUIL. Una normativa que no es muy conocida entre los automovilistas, pero que sí afecta a sus bolsillos es  la de lavar autos en la vía pública, cuya multa puede llegar hasta los $180.

Esta medida se aplica para preservar el orden y ornato de la ciudad de conformidad con lo establecido en el Art. 425 del Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización (COOTAD), relativo a la obligación de los gobiernos autónomos descentralizados de velar por la conservación de los bienes públicos

Danny Quinto lleva tres años lavando carros en un sector del norte de Guayaquil. Este oficio es su única fuente de ingreso, pues al no haber terminado la secundaria sostiene que para él es difícil encontrar un trabajo estable, pero está pensando cambiar de oficio por la multa que dispuso aplicando el Municipio de Guayaquil.

“Ellos – delegados del Municipio de Guayaquil- deberían darnos un poquito más de tiempo para podernos reubicar, porque nosotros vivimos de esto”, dice.

Él está consciente de que su labor está prohibida por el Municipio y que el exceso de agua deteriora el asfalto, pero asegura necesita tiempo para alquilar un local.

Mientras que persona como Juan Barros han optado por conversar con los vecinos para que le permitan seguir laborando en solares vacíos que existen en la ciudad, para que sus clientes no sean sancionados.  “Nos tocó pedirle a los dueños para poder seguir trabajando”, aseguró.

Pero ésta multa no solo es para los que utilizan la vía pública para lavar carros, también será para los vendedores de frutas, legumbres, compra-venta de vehículos, mecánicas así como trabajos de tapicerías, pulidoras, cambios de aceite, entre otras. Adicionalmente se prohíbe el estacionamiento de vehículos para el expendio servicios de copiadoras, ventas de tarjetas celulares, etc que trabajan en las vías.

Por lo que trabajadores de las calles Huancavilca y Guerrero Martínez, del suburbio de Guayaquil, piden una reunión con el Alcalde para buscar una solución como lo sostuvo José Mora, quien trabaja desde hace algunos años en la mecánica, señaló que este tipo de multa hace que los clientes no vayan al lugar. “Toman la foto a los dueños de los carros y le cobran la multa, así ya no van a venir”.

Para el director de Justicia y Vigilancia, Xavier Narváez, recordó que las políticas de control establecen la prohibición de todo tipo de actividad comercial informal que se realice en la vía pública (calles, avenidas y áreas que han sido sometidas al proceso de regeneración urbana) o en viviendas específicamente, cuyo control se reanudó con mayor intensidad desde el primer día laborable del 2015.

El funcionario precisó que lo que se busca con esta medida es concienciar al propietario del automotor de que esta mala práctica trae afectaciones tanto hacia la vía pública, porque se deteriora la vía con el agua, como por la ocupación indebida de los espacios públicos. (DO/La Nación)