Deportes

Toreros, tras la estrella 15

Rubén Israel  coincide con sus dirigidos al señalar que el partido que disputarán hoy domingo en el Capwell será el más importante del año, y lo quieren ganar.

GUAYAQUIL. Barcelona busca hoy una victoria ante el otro finalista del campeonato nacional, Emelec, con el objetivo arrebatarle el título nacional a los eléctricos.

Sin embargo, esto no hace que el técnico Rubén Israel  pierda las esperanzas de un resbalón de los dirigidos por Gustavo Quinteros, para así obtener el mayor reconocimiento del torneo nacional. “El éxito es entregar lo mejor de uno,”, agregó

Israel manifestó a la prensa que se mantiene tranquilo en la conducción técnica del conjunto amarillo y que  con respecto al partido de este domingo contra los azules dijo que en su carrera ha tenido logros y al otro día fue a trabajar con normalidad, pero un triunfo lo emocionará, “uno  tiene que disfrutar la felicidad del momento, pero sabemos que la parte final es más difícil”, sentenció.

Además refirió que para lograr el campeonato el equipo es solidario. Solidaridad que  explicó han logrado fortalecer los jugadores, dirigencia y cuerpo técnico para aunar esfuerzos y sacar a Barcelona campeón esta tarde.

Él resalta que tiene claro el panorama “esta es la continuación de los 90 minutos anteriores –jugado el miércoles pasado- hay que estar bravo, concentrado, es un partido muy difícil, apretado, donde tienes que ser muy inteligente, muy maduro, apelar a la experiencia, las finales son partidos muy cerrados, que se pueden definir de esa manera, con jugadas de pelota detenidas, ese es un Clásico”.

Sobre Emelec no quiere emitir opiniones porque “a la final llegaron los mejores equipos, no hay uno fácil, lo que sí cuenta es la forma en que juega cada equipo, su estilo. Emelec es un equipo que le gusta tener mucho tiempo la pelota, son aguerridos cuando marcan, trataremos de contrarrestar aquello y tener un poco más la pelota”.

Por ello, ayer el equipo torero quedó mentalizado en conseguir la victoria en el Clásico, aquí, el optimismo y la motivación son evidentes en Barcelona después de su empate (1-1) con Emelec. (DO/La Nación)