Opinión

TODO TIENE SU PRECIO; NADA ES FÁCIL PARA ECUADOR

Dr. Patricio Zuquilanda Duque/Quito

Al igual que en Rio de Janeiro en 1942 ahora, en junio de 2022 en California, Estados Unidos se afana por lograr la participación mayoritaria de países del continente en la Cumbre de las Américas: Hay peligro de que no asistan 14 países de CARICOM, así como Brasil, México, Bolivia y Honduras, en franca protesta porque el Gobierno de Biden negó la invitación a dicho cónclave a Cuba, Nicaragua y Venezuela.

No resultó fácil para el Departamento de Estado excluir a dichos gobiernos; más que nada, cuando la situación mundial reflota nuevos escenarios y obliga al presidente estadounidense, incluso a relajar medidas contra Maduro de la Venezuela chavista. La posible inasistencia a la Cumbre de la Américas, de 22 de 35 jefes de Estado, sería una tragedia diplomática con sabor a antinorteamericanismo en el hemisferio.

Cosa distinta pero igualmente urgente, fue la convocatoria a la Cumbre de los Estados Americanos en Rio de Janeiro- Itamaraty en 1942: Las causas y los objetivos actuales no son los mismos a los de esa época de la segunda guerra mundial; en ese momento, Estados Unidos estaba compelido a buscar la unidad de los países americanos frente al ataque japonés a la base de los Estados Unidos en Pearl Harbor; con urgencia, por la peligrosidad que era mayor; los estadounidenses buscaban la inmediata solidaridad continental sin dilaciones y la alianza inmediata de los 21 países miembros de la OEA contra el Japón, Alemania, Italia y otros miembros del Eje: no podía ser demorada por la interferencia de una guerra desatada entre dos países sudamericanos. Ecuador invadido por las fuerzas militares del Perú en 1941.

En la actualidad a junio de 2022, excluir de la invitación a Cuba es otro cantar; las administraciones demócratas siempre buscaron flexibilizar los sistemas de relacionamiento, incluso político, con el Gobierno de La Habana; más bien, la cuestión difícil la encontraron con la comunidad cubana conservadora que se niega a entender otro camino que no sea el endurecimiento progresivo con la isla. Pero, porqué traigo este tema y relaciono las fechas y las cumbres 1942-2022…simplemente, por la importancia extrema que significa para Ecuador que un ex Canciller colombiano de la talla de Julio Londoño Paredes, analista de la revista SEMANA, Oficial del Ejército ® Decano en la Universidad del Rosario y uno de los especialistas más versados en Negociación de conflictos, Geografía e Historia, Derecho del Mar, Fronteras y límites diga lo siguiente:

“Sin embargo, se obligó a Ecuador a firmar el llamado Protocolo de Rio de Janeiro, por el cual se puso fin a la guerra con el Perú y aceptar una línea de frontera, que por muchos años fue rechazada por los ecuatorianos y que generó sangrientos conflictos bélicos entre los dos países” (revista SEMANA 21 al 28 de mayo de 20022 N. 2086)

Las frases del ex Canciller colombiano, por primera ocasión en la historia de nuestro Derecho Territorial, se dicen con frontalidad y nitidez que honran el respeto que Colombia tiene por la justicia y la razón en las Américas.

Fuimos per urgidos; obligados y sacrificados como Nación, a ceder la mitad de nuestro territorio que estaba invadido por la fuerza de las armas del Perú, en función de lograr la unidad de todos los países americanos a la alianza con los Estados Unidos frente a Japón y los países del Eje.