Opinión

TODO ESTÁ CONVULSIONADO Y CORRUPTO.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil
antonioxaguirre@gmail.com

La putrefacción y las mentiras revolucionarias continúan y a vuelo de pájaro daría la sensación de que continuamos en la rueda moscovita de la corrupción.

No hay poder del Estado que se libre de la contaminación y, lo más temible, es que las fuerzas del orden tienen las manos cruzadas por cumplir las órdenes de los Derechos Humanos, que de Derechos no tienen nada y, peor, de Humanos porque generalmente están de acuerdo con las autoridades de justicia siempre a favor de los pobres delincuentes que si son los violadores de todos los derechos humanos.

El problema es mayor cuando la Presidencia de la República los indulta o la Asamblea Nacional los amnistía.

Los patrimonios personales y familiares de Jueces y Generales de la República aumentan desproporcionadamente en relación con sus ingresos normales dejando una duda sobre los ingresos motivados por sus actividades habituales, somos tan ineficientes que no somos capaces de identificar a los delincuentes, sino que desde el exterior informan y sancionan a los presuntos nuevos ilícitamente ricos.