Realidades

Todo apunta a que películas como El Irlandés tendrán los días contados en Netflix

Netflix continúa luchando por recuperar sus usuarios perdidos y la calidad que un día tuvo. Su último movimiento, la desaparición de las películas de alto presupuesto.

Ya se anunció la estrepitosa caída de suscriptores en Netflix a finales de abril: 200.000 usuarios menos en los tres primeros meses de 2022. Pese a seguir siendo la plataforma por excelencia para muchos, las cosas no van bien.

Las razones de esta pérdida son varias, entre ellas una gran competencia por parte de otras compañías, la incapacidad para expandirse en algunos territorios debido a limitaciones tecnológicas, la guerra entre Ucrania y Rusia y el uso compartido de cuentas.

No obstante esto parece que irá a peor, porque Netflix ve bastante probable que puedan perder aún más suscriptores a lo largo de este año. Una de las explicaciones que se barajan relativas a esta pérdida de suscriptores es que el mercado es cada vez es más competitivo con actores como Disney plus o HBO Max que están claramente destacando.

En un inicio, Netflix buscaba centrarse en hacer películas más grandes, en hacerlas mejor y en lanzar menos cantidad.

«Hace apenas unos años, estábamos luchando para superar al mercado en pequeñas películas de arte y ensayo», dijo el codirector de Netflix, Ted Sarandos, a los analistas en la llamada de ganancias de la compañía en abril. «Hoy, estamos estrenando algunas de las películas más populares y más vistas del mundo», añade.

Y es que, esto es algo de lo que ya hemos hablado. A veces más no siempre es mejor.

La actualidad es que parece que la plataforma se está preparando para un giro de tuercas. Sin embargo, bajo la manga tiene la producción de Gray Man, protagonizada por Ryan Gosling y Chris Evans en una película de más de 200 millones de dólares de presupuesto dirigida por los mismos directores que Vengadores: Endgame. Por otro lado, parece que también van a producir la secuela de Knives Out.

Pese a esto, parece que películas de tan alto presupuesto como fue El Irlandés, que costó 175 millones de dólares, tienen los días contados.

Con todo esto, parece que nos encontramos en un momento bastante incierto para esta plataforma de streaming que no para de hacer cambios en pro de volver a ser lo que fue.

 

Tomado de Computer Hoy