Realidades

Tips de supervivencia para mamás que trabajan

Desde el momento en que mi hija salió de la escuela y comenzó las vacaciones, fue un completo desenfoque. El campamento de verano, mi trabajo, viajes, fechas límites, propuestas, presentaciones y fiestas en la piscina.

Todo pasó de manera que ni me di cuenta que las clases ya comenzaban otra vez. Cuando reaccioné a la realidad, me entró el pánico. ¿Dónde se fue el tiempo? Me di cuenta de que no tenía idea del día que comenzaban las clases y tuve que preguntarle a otra mamá.

¿Por dónde empiezo? Tengo que inscribir a mi hija para las actividades extraescolares, obtener una mochila nueva, una lonchera, ropa nueva y también administrar mi trabajo, reuniones, viajes y diversas expectativas de trabajo. Como madres trabajadoras, creo que creemos que no hay una manera fácil de hacer todo esto y mantener la cabeza despejada y concentrarnos en la tarea. Pero he encontrado cinco grandes consejos para sobrevivir a la escuela como madre trabajadora:

1. Ordena en línea

Ahorra el ajetreo de las compras. No es necesario tirar a todo el mundo en el auto con un calor de 100 grados para ir a la súper tienda de venta al por menor, esquivar las peticiones de juguetes y golosinas de los niños mientras haces las compras para la escuela. La tecnología moderna nos permite ordenar en línea mochilas, ropa y suministros. Piensa en el tiempo y la energía que ahorrarás al sentarte en tu sofá y solo apretar las teclas de la laptop o el celular. Esto también se aplica a las compras de comestibles, que cada vez es más común. Los niños pueden ser parte de los pedidos para que puedan poner algo de creatividad en sus opciones. Otro aspecto positivo es que es menos costoso comprar en línea.

2. Está bien dejar quehaceres a un lado

¿Dónde está tu ropa? La mía descansa en una cama en la habitación de invitados.
Lavo, pero no siempre doblo y guardo. El punto aquí es que está bien dejar que algunas cosas se detengan durante el tiempo de regreso a la escuela. Tendrás tanto en tu plato, que no puedes dejar que las cosas domésticas te afecten. No tener todo completo o logrado en la casa está bien. No recibirás una multa por dejar que algunas cosas en el hogar se retrasen. Date permiso para saber que está bien si no haces todo bien.

3. Recupera la rutina sin luchas

En el verano, nuestras rutinas normalmente cambian. Las actividades, el campamento y el trabajo se enredarán un poco. Traer la estructura y la escuela a tu vida puede ser una lucha, pero dale la bienvenida porque trae el regreso a la normalidad. Practica volver a la rutina modificando la hora de irse a dormir con algo agradable para los niños. Léeles cuentos, dediquen un tiempo para un juego de mesa, etc. Esto les devuelve a los padres y a los niños el tiempo correcto sin luchas. Además, crea un calendario familiar con las próximas actividades escolares y tu horario de trabajo para asegurarte de que todos los planetas estén alineados.

4. Libérate de la culpa

Creo que lo más difícil de ser una madre que trabaja, durante el año escolar es perder eventos escolares. Perderlos puede hacerte sentir desconectada de sus pequeñas vidas y la culpa puede hacerse cargo. Esto también es difícil porque pierdes la oportunidad de conocer a otros padres y compañeros de clase en estos eventos. Comienzas a sentirte como un extraño constante porque eres la madre que no está lo suficientemente cerca. No te rindas ni te apegues a un estándar imposible. Busca la manera en que puedas organizarte con tu trabajo, y quizás asistir a algunos eventos. Pero no te sientas mal si no puedes ir a todos. Busca a los abuelos, tíos, tu mejor amiga, para que te reemplacen si no estás presente.

5. Conéctate con otras madres que trabajan

Tengo muchas amigas maravillosas que son madres que se quedan en casa. Tienden a mantenerme enraizada y confío en ellas para mi cordura. Las madres trabajadoras también pueden ser muy solidarias porque es muy probable que experimenten las mismas emociones y situaciones. Para ideas generales sobre quejas, afrontamiento y administración del tiempo, las madres trabajadoras estarán felices de escucharte y ayudarte. El lado positivo de esto es que consigas solidificar las relaciones fuertes con otras mujeres que estarán a tu lado cuando necesites ayuda.

Administrar el tiempo de regreso a la escuela nunca será perfecto, pero trabajar fuera del hogar puede generar un estrés adicional. Es un acto de equilibrio que puede causar interrupciones a medida que te adaptas al nuevo año escolar y los horarios. ¡No estás sola!

D’FAMILIA
Por Holly Caplan