Opinión

Timbre cambiario

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

Desde que el economista Alberto Dahik regresó al país gracias, a una amnistía solicitada a la Asamblea por el Presidente de la República, no han dejado de ser polémicos sus planteamientos de corte económico.

El ex Vicepresidente llegó al Ecuador, luego de 16 años de autoexilio en Costa Rica, salió del país en octubre de 1995, luego de que el entonces Presidente de la extinta Corte Suprema de Justicia, Dr. Carlos Solórzano, dispuso su captura, porque supuestamente, más de 20 000 millones de sucres de los Fondos Reservados de la Vicepresidencia, aparecieron en sus cuentas corrientes.

Como en nuestro país las cosas se olvidan con facilidad, aparte de lo antes nombrado, su mentor político lo catalogó como “terrorista económico” y hoy un grupo de amigos y mecenas lo lanzaron como globo de ensayo para una futura candidatura presidencial, que se está cayendo por su propio peso. Como no se olvida de su terrorismo económico, lanzó hace unas semanas atrás, la propuesta del “Timbre Cambiario” que no es de su creación ya que sistemas similares que se han implantado en otros países han fracasado rotundamente.

Este planteamiento ha tenido una entusiasta acogida en el Gobierno y lo único que traerá consigo, es la aparición de un mercado negro de divisas, que solamente las grandes fortunas podrán rematarlas y a su vez, venderlas con altas utilidades. Otros economistas mantienen que la aplicación de esta medida será el inició del desmantelamiento de la dolarización.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.