Opinión

TIEMPO DESTAPA LA VERDAD

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

 

Han pasado veinte años de la firma del decreto del feriado Bancario ejecutado por la Junta Monetaria y anunciado por el Superintendente de Banco de aquella época Dr. Jorge Egas Peña, que al final produjo la quiebra de 28 entidades financieras, muchas informaciones son comentadas exhaustivamente y acertadamente por el Mayor Diario Nacional EL UNIVERSO.

Después de cuatro lustros se está reconociendo públicamente que éste sí fue un desastre heredado de irresponsables y deficientes administradores anteriores, catástrofes naturales que no fueron utilizadas para enriquecerse como en el último terremoto y la caída del precio del petróleo a $ 6 el barril, sume a todo esto a los padrinos políticos que defendieron ultranza a los dos Bancos con mayores valores de endeudamiento, los que conocen saben que Bancos eran y de que partido político era el protector.

La Ec. Elizabeth Arroyo conocedora profunda de la crisis, afirma que los problemas comenzaron 10 años antes en el Gobierno del P.S.C. del ING.MEC. León Febres Febres Cordero R., que tuvo una política agresiva de endeudamiento que la tenían que pagar los futuros gobiernos; luego, en el régimen del fundador de P.S.C. ARQ. Sixto Durán-Ballén liberalizaron la actividad Bancaria que originó entregas de créditos a empresas vinculadas, terrorífica decisión de un ex Ministro de Economía y Finanzas del gobierno de P.S.C.

La EC. Elizabeth Arroyo fue funcionaria de Banco Central de Ecuador conoció los balances de las instituciones y lo mal administrados que estaban, está por demás poner la mente a pensar a quienes rendían cuentas las autoridades de control.

Termino el comentario al artículo de EL UNIVERSO, mencionando el final del mismo en que el EC. Santiago García, profesor Universitario sostiene que -la Banca no estuvo preparada para mantener un sistema sano y se crearon normas en favor del sector que afectaron al Estado, como que el Banco Central de Ecuador sea el prestamista de última instancia.- «Además, en vez de tener una buena gestión en el manejo de recursos se le paso al Estado la responsabilidad.»

Como se darán cuenta mantienen la vieja costumbre de tirar la piedra y esconder la mano, además como se creen exitosos e infalibles cada vez que fallan le echan la culpa al que este más cercano.