Opinión

TIEMPO DE CALORES

Ing. agro. Brenda Mendoza Pimentel

MSc Manejo de Recursos Naturales Renovables

 

Se dan cuenta que estamos viviendo una época de temperaturas elevadas donde podemos notar que día a día hace más calor, caminar por las calles de muchas ciudades en el lapso de las 12 del día a las 4 de la tarde es pensar que estamos en un verdadero horno; la sensación de calor que se siente es terrible, inclusive los aires acondicionados de los vehículos a veces no abastecen en gran medida, ni se diga en los viviendas las personas que permanecen en sus hogares y tienen acondicionadores de aire los colocan a muy bajas temperaturas con el afán de mitigar la sensación de calor, pero resulta que sin darse cuenta solo nos estamos cargando el planeta cada día un poquito más. Cabe indicar que lo que estamos viviendo son las consecuencias del cambio climático ocasionado por la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmosfera, estos gases provienen de actividades humanas como la quema de combustibles fósiles, la deforestación y la agricultura intensiva.

Tomemos en cuenta que el índice verde cada vez es menor en las grandes ciudades, todo esto porque se incrementan los proyectos urbanísticos que, si bien crean plazas de empleo, también significan menos vegetación que sería la herramienta para mitigar los impactos del calentamiento global. Todas estas acciones dan como resultado un aumento en la temperatura promedio global, cambios en los patrones climáticos y eventos meteorológicos extremos. La clave para abordar este problema que actualmente tiene la humanidad seria la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y la adopción de prácticas más sostenibles, porque no se crean que el calor solo es aquí, lastimosamente es un mal general que nos aqueja.

Ya que nos referimos a este tema, es importante mencionar algunos de los gases de efecto invernadero, que tanto impacto causan para la normal marcha del planeta: Dióxido de carbono (CO2) el cual proviene principalmente de la quema de combustibles fósiles como el petróleo, el gas natural y el carbón; Metano (CH4) este se produce por la descomposición de materia orgánica en ausencia de oxígeno, como en los botaderos de basura, en la mayoría de los cantones existe ese gran problema que no ha podido ser resuelto y pasar a una posterior fase que sería un relleno sanitario, pero por diferentes razones continúan siendo un factor contaminante; también debemos mencionar la crianza de ganado ya que los rumiantes, como las vacas, ovejas y cabras, tienen sistemas digestivos que producen metano durante la digestión, es decir, durante la fermentación de los alimentos en sus estómagos, este gas se libera a la atmósfera a través de la eructación y la flatulencia del ganado. Influyendo así en el calentamiento global.

De la misma manera se debe indicar que, la cría de ganado también contribuye al cambio climático a través de la deforestación. Sucede que las tierras se destinan a pastoreo y cultivo de forraje para alimentar al ganado, lo que conduce a una tala indiscriminada de bosques, liberando carbono almacenado en la biomasa forestal y reduciendo la capacidad del ecosistema para absorber CO2 de la atmósfera.

Para concluir hablemos de los hidrofluorocarbonos (HFC) que se utilizan principalmente en sistemas de refrigeración y aire acondicionado, así como en la fabricación de espumas aislantes y en aerosoles. De manera que mientras más talemos los árboles, disminuyamos vegetación y encendamos aires acondicionados estamos contribuyendo con estas acciones a incrementar el calentamiento global. Así de sencillo. Por lo tanto, los invito a sembrar árboles.