Economía

Testimonio de una cliente sobreendeudada: «Debo USD 180.000 en seis créditos y no puedo pagar»

Lea la historia de Ana, una ecuatoriana que, por imprevistos médicos, acumuló deudas hasta no poder pagarlas. Dos expertos le sugieren qué hacer.

Ana (que pidió la reserva de su apellido) está sobreendeudada. Adquirió en 2016 una casa a través de un crédito hipotecario a un plazo de 20 años y a inicios de 2023 compró un carro, también a crédito, con un plazo de cinco años.

Pero desde inicios de 2022 fue acumulando gastos de tratamientos médicos no previstos, que se dispararon a finales de 2023, cuando tuvo que viajar a Colombia en busca de un mejor diagnóstico y tratamiento.

Todo eso fue incrementando su nivel de endeudamiento, minando sus ingresos y haciendo cada vez más difícil pagar sus deudas.

Finalmente, en agosto de 2023 su hijo, de apenas un mes de nacido, enfermó y Ana tuvo que sacar un nuevo préstamo para costear los gastos de la clínica, llevándola al sobreendeudamiento.

Como cada vez la situación se ponía más difícil, decidió mensualizar sus décimos y sus fondos de reserva. Para reducir gastos arrendó su casa y alquiló un sitio económico. Pese a eso, los ingresos no eran suficientes y cada mes se iba formando una bola de nieve.

Al principio, usó sus ahorros para no atrasarse en las cuotas de los préstamos, pero desde hace tres meses ese fondo se le terminó y ya no pudo pagar completa la cuota de uno de los créditos.

¿Qué le llevó a esta situación financiera y, sobre todo, cómo puede salir de esta crisis? La solución no es fácil y tomará algunos años resolverla.

Lo primero: hacer cuentas

Ana autorizó a PRIMICIAS para exponer su caso con dos expertos, que analizaron su situación y le hicieron recomendaciones. Lo primero que le pedimos a Ana es que ponga en blanco y negro sus ingresos y gastos:

Ingresos y gastos mensuales

Table with 4 columns and 16 rows.
Sueldo 3,360 Descuento impuesto a la renta 58
Fondos de Reserva 267 Cuota Cooperativa 1 382
Décimos 305 Aporte al seguro 737
Arriendo de casa 200 Cuota préstamo quirografario 315
Cuota prestamo hipotecario 872
Arriendo, incluido servicios 92
Cuota cooperativa 2 1,506
Cuoa prestamo banco para auto 340
Cuota tarjeta 420
Guardería niño 350
Parqueadero 25
Gasolina 50
Compra de comida 200
Leche de bebé 154
Pañales 50
Total 4,132 Total 5,551

Visualizar sus ingresos y gastos en una plantilla como la planteada por los expertos es una tarea que permite identificar mejor los gastos que se pueden reducir y las deudas que hay que refinanciar.

En el caso de Ana, ella tiene ingresos de USD 4.132 al mes, pero sus gastos son de USD 5.545 al mes. Es decir, le falta USD 1.413 para llegar a fin de mes.

Cómo saber si hay sobreendeudamiento

Además, del análisis se desprende que Ana tiene seis créditos y está sobreendeuda. Lo anterior porque una persona solo puede comprometer el 40% de sus ingresos para pagar deudas, pero en su caso comprometió el 92% de sus ingresos. Es decir, ella se podía endeudar máximo en USD 1.652, pero tiene cinco créditos con bancos y cooperativas, cuyas cuotas representan un pago total de USD 3.835 al mes.

Es decir, casi todo su salario. Y lo que le queda no cubre todos sus gastos, como arriendo, alimentación, pago de servicios, gasolina. El saldo total por pagar de los cinco créditos suma USD 183.469.

La cuota más alta es para pagar un crédito de consumo por USD 64.933 que adquirió para uno de sus tratamientos médicos, que además tiene la tasa de interés más alta del 16%. Las cuotas mensuales de ese préstamo son de USD 1.506 al mes.

Pese a que el monto es muy alto, el crédito es de mediano plazo, a 7,5 años. Ella pensó que podía pagarlo, pero vinieron gastos médicos nuevos, que complicaron su situación financiera. Toda esto le ha sumido en una situación de alto estrés, dice Ana. Y añade que manejar las finanzas personales no es algo que enseñen, pese a que es una parte fundamental para tu vida diaria.

¿Cuál es la salida?

Para evitar lo que le ocurrió a Ana, el experto en Educación Financiera de Crisfe, Henry Ortiz, explica que los clientes deben hacer una proyección de ingresos y gastos a lo largo de la vida del crédito. Así, por ejemplo, si obtiene un crédito hipotecario y este ya compromete el 40% de sus ingresos, debe procurar no endeudarse más, de manera que tenga espacio incluso para ahorrar y generar un fondo para emergencias o para adquirir un nuevo bien, como un auto.

En otros casos, las familias no toman en cuenta circunstancias como enfermedades o el cambio de la escuela al colegio o del colegio a la universidad de los hijos, lo que puede aumentar los gastos del hogar y descuadrar su presupuesto. «Hay que hacer una proyección de ingresos y gastos para todo el plazo del crédito, no solo el momento en que se adquiere», dice Ortiz.

En algunas, podría acceder a un plazo de gracia. Pero antes de concederlo, la institución analizará con cuidado la situación financiera de la persona. Algunas entidades piden que se ponga al día en las cuotas vencidas para reestructurar la deuda o el pago de una parte del capital, entre un 25% o 50%.

Solucionar la crisis toma tiempo En el caso de Ana, ella pidió una reestructuración del crédito por el que pagaba la cuota más alta, por USD 1.506 al mes. La cooperativa le dio un año de gracia y amplió el plazo de 7,5 años a 15 años, con lo que la cuota bajó a USD 1.000, por lo que al final terminará pagando más intereses.

Ingresos y gastos mensuales luego de medidas de ajuste

Table with 4 columns and 16 rows.
Sueldo 3,360 Descuento impuesto a la renta 58
Fondos de Reserva 267 Cuota Cooperativa 1 382
Décimos 305 Aporte al seguro 737
Arriendo de casa 200 Cuota préstamo quirografario 315
Cuota prestamo hipotecario 872
Arriendo, incluido servicios 92
Cuota cooperativa 2 1,000
Cuoa prestamo banco para auto
Cuota tarjeta 150
Guardería niño 350
Parqueadero
Gasolina
Compra de comida 200
Leche de bebé 154
Pañales 50
Total 4,132 Total 4,360

De ahí que ella aún deberá hacer gestiones para reestructurar el resto de créditos o una parte de ellos, que mantiene con otras entidades financieras.

César Coronel, abogado del estudio jurídico Defensa Deudores.ec, dice que lo que sí es claro es que Ana no debe tomar nuevas deudas durante muchos años porque ya no tiene capacidad financiera para ello.

Coronel dice que hay algunos casos de clientes en los que definitivamente no pueden pagar y enfrentan juicios de cobro. Dentro de esos procesos, los clientes pueden lograr firmar un acuerdo de pagos, que pueden incluir la condonación de intereses e incluso de una parte del capital.

Pero eso significa una pérdida importante de puntos en el buró de crédito, es decir, dañaría su perfil de riesgo, situación que probablemente le impida acceder a tarjeta de crédito o nuevos préstamos a futuro. «Aunque dada su situación, este tipo de clientes ya no debería tomar más crédito», explica el experto.

Por : PRIMICAS