Realidades

Tendencias de maquillaje que marcaron la década

Estos 10 años ha cambiado mucho la forma en que se luce el maquillaje. El auge de nuevos productos, técnicas y tendencias inevitablemente abrieron una gama de posibilidades para mostrar tu belleza día a día y adecuarte a lo más trendy del momento.

Y con este cambió de década, los expertos de Belleza y Bienestar de CANIPEC hacen un recuento de las tendencias de maquillaje más icónicas:

2010: Los labios abren paso

El inicio de la década estuvo marcado por una tendencia que se niega a morir y es la favorita de muchos. Los labios rojos y naranjas rompieron esquemas para transmitir una estética moderna y glamurosa. Las mujeres los prefirieron para comunicar mayor seguridad, sin lugar a duda.

2011: Mirada de muñeca

Los ojos grandes de muñeca pasaron a ser los protagonistas para conseguir un aspecto envidiable. Un delineado blanco en la parte inferior del ojo y un delineado negro en la parte superior, finalizando con unas pestañas postizas para que la mirada sea el punto fuerte del look.

2012: Maquillaje sin importar la ocasión

Algo que se puede decir de este año es el sin fin de oportunidades para llevar un maquillaje ad hoc a la ocasión. Así, surgió el make up de playa que consta de utilizar crema hidratante de textura ligera y protector solar, la pre-base cobró gran relevancia para prevenir que el color se corra si te metes al agua o al sudar por la humedad.

2013: Lo fascinante del color

El Make up Neón puso en boga los looks llamativos para lucir un rostro luminoso al estilo de las luces de neón y así tener un efecto fluorescente. Es perfecto para fiestas o lugares “retro” de moda, sobre todo, la originalidad y creatividad lo hicieron destacar del resto de las tendencias.

2014: Smokey eyes como el más apropiado

Logró reforzar la técnica de maquillaje de párpados, cuya clave consiste en lograr un efecto ahumado con la degradación de dos colores que pertenezcan a la misma gama o sean combinables entre sí. Fueron los preferidos por ser atemporales y fortalecer la mirada con un toque atractivo.

2015: Contouring, siempre un aliado

Esta técnica cuya base consiste en aplicar intencionalmente varios tonos claros y obscuros en el rostro, los cuales permiten resaltar contornos faciales, enfatizar algunos rasgos y estilizar otros, se convirtió en el método más popular por ser el ejemplo perfecto para demostrar como la forma de tu cara puede ser moldeada por tu maquillaje.

2016: Maquillaje mate y belleza perfecta

La particularidad por la cual el maquillaje efecto mate fue un éxito es porque estos tonos hacen relucir un estilo elegante y con un acabado aterciopelado; además, es la opción para quienes optan por llevar un look discreto. Por supuesto, los labios fueron los protagonistas al potenciar la opacidad de los colores.

2017: Strobbing para un maquillaje lleno de luz

Es la versión opuesta al contouring, y sin duda alguna mucho más sencilla de realizar, llevó a otro paso las técnicas de maquillaje.  Esta técnica, potencia las facciones de una forma mucho más sutil y sencilla, para tener una piel llena de luz y matices, dejando atrás los colores oscuros. El blush rosa o durazno logran un acabo natural haciendo lucir un rostro fresco y juvenil.

2018: Glitter para las fiestas

Los brillos pasaron a destacar en todos los estilos por dar un toque distinto, atrevido y lleno de luz. El truco es enfocarse en un punto que te interesé resaltar. Puedes exaltar tu mirada con tonos dorados y metalizados, acentuar tus mejillas con pequeños destellos de luz, o atreverte a lucir un look dónde tus labios sean los protagonistas.

2019: Siempre natural

Sin duda, el final de la década se centró en lograr una estética sencilla con un estilo pulido. Los colores nude se convirtieron en un aliado, mientras las cejas gruesas y peinadas hacia arriba fueron el complemento ideal para conseguirlo. Encantó por lograr un aspecto natural y “desenfadado” con el maquillaje, sobre todo fue perfecto para transmitir tu belleza más innata.

Fuente:  Eme de Mujer.com