Tecnociencia

Telescopio gigante de China detecta más de 900 nuevos púlsares

GUIYANG, El radiotelescopio esférico de apertura de 500 metros (FAST, siglas en inglés) de China, el radiotelescopio de un solo plato más grande del mundo, ha identificado más de 900 nuevos púlsares desde su lanzamiento en 2016, informó  el operador del instrumento.

Los púlsares, o estrellas de neutrones de giro rápido, se originan en el núcleo de una estrella moribunda masiva que explota a través de explosiones de supernova.

Han Jinlin, científico de los Observatorios Astronómicos Nacionales de la Academia de Ciencias de China (NAOC, siglas en inglés), indicó que los púlsares detectados incluían más de 120 púlsares binarios, más de 170 púlsares de milisegundos, y 80 púlsares débiles e intermitentes.

Han añadió que en los más de 50 años transcurridos desde el descubrimiento del primer pulsar, menos de 3.000 púlsares fueron descubiertos en todo el mundo, y el número de nuevos púlsares descubiertos por el FAST es más de tres veces el número total de púlsares encontrados por telescopios extranjeros durante el mismo período.

«El estudio tiene importantes implicaciones para la comprensión de los densos restos de estrellas muertas en la Vía Láctea y sus características de radiación», dijo Han.

La observación de púlsares es una tarea importante para el FAST, que puede ser utilizada para confirmar la existencia de la radiación gravitacional y los agujeros negros, y ayudar a encontrar respuestas a muchas otras preguntas importantes en la física.

Jiang Peng, ingeniero jefe del FAST, señaló que todos los miembros del personal hacen todo lo posible para mejorar el rendimiento del telescopio. En la actualidad, el tiempo de observación anual del telescopio es de alrededor de 5.300 horas, y juega un papel importante en la producción continua de logros de la investigación científica.

Situado en una profunda y redonda depresión kárstica en la provincia de Guizhou, en el suroeste de China, el FAST comenzó a funcionar formalmente en enero de 2020. Se cree que es el radiotelescopio más sensible del mundo.

Por:  XINHUA