Opinión

TEDIOSA TREGUA.

Antonio Aguirre Medina /Guayaquil
antonioxaguirre@gmail.com

Mi manera de ver la situación actual, con objetividad y sin ningún tipo de compromiso, es que estamos viviendo penosos y arriesgados días de tregua, hasta cuando los sediciosos manipulados por los corruptos progresistas se rearmen y reciban apoyo logístico más fuerte de los mercenarios cubanos, venezolanos, colombianos y peruanos dispuestos a crear problemas mayores, es fácil distinguir en los videos la diferencia entre los indígenas y los mercenarios.

El dinero mal habido les sobra, las intenciones destructivas y desestabilizadoras abundan, aprovechándose de un gobierno parlanchín y temeroso de tomar decisiones trascendentales para terminar de una vez por todas con el Estado de Guerra interna no declarada, que debería concluir en defensa y respeto a los sagrados intereses nacionales.

Debería ser conocida a nivel universal la posición del Gobierno “eso le correspondería al Canciller de la República” hacer conocer al planeta las centenas de violaciones a los Derechos Humanos por parte de los grupos insurgentes y desestabilizadores, que tienen más pantalla y cobertura a nivel mundial gracias al gran poder de las mafias izquierdista con el apoyo incondicional del narcotráfico.

La incertidumbre continuará y es el momento preciso de actuar en la verdadera defensa del pueblo qué depositó sus esperanzas en un gobierno que hasta ahora no puede cumplir con lo ofrecido en la campaña, que solo hasta ahora acertó con la vacunación masiva y en ordenar las desordenadas cuentas fiscales.

Medite presidente, cambie de asesores y no los recicle, retire de todos los cargos públicos toda la corruptela correista que sigue enquistada en todas las instancias del poder, que es posible que ya estén corrompiendo a sus allegados.