Opinión

Tecnología vs. corrupción

Guillermo Santos Calderón

guillermo.santos@enter.co

No entiendo cómo en este país se pueden contratar todo tipo de proyectos con cronogramas y presupuestos que nunca se cumplen debido a la poca inteligencia de los que los administran o a su mente sucia.

Obviamente, la corrupción, que nos tiene a los colombianos inundados en una tormenta de impuestos establecidos para llenar los huecos que estos pícaros monetarios generan, es un factor clave en el incumplimiento de todos los aspectos de cada uno de los proyectos contratados.

El fiscal general, Néstor Humberto Martínez, es tal vez el único funcionario del Estado que de verdad está sacando la cara y combatiendo este flagelo, porque nadie más la ha asomado de una forma tal que se nos diga que se está atacando esta corrupción. Ni siquiera el Presidente.

Se debe usar la tecnología para hacer que los proyectos que se establezcan, los tiempos en que se deben entregar y la plata que en ellos se invierta sean transparentes y puedan ser vistos y seguidos por la gente para que cualquier acto indebido se detecte antes de que se abra otro hueco gigantesco en el erario y haga que los colombianos lo paguemos de nuestros bolsillos.

Por eso se debe implementar una vitrina tecnológica en la que cualquier usuario pueda pedirle al sistema que se le notifique por mensaje de texto, WhatsApp o correo electrónico cuando se giren dineros al contratista y se le esté notificando los adelantos del desarrollo del proyecto. Es muy ambicioso pedir esto, pero, como estamos, lo veo necesario.

Esto, por supuesto, implicaría que se contara con una aplicación bastante segura y con blindaje que no permita que ningún delincuente digital pueda transformar ningún dato, porque los corruptos hasta esta instancia recurrirían para seguirnos robando a los que habitamos en este lindo país.

Circula en redes sociales una frase que pretende ser un chiste pero que en el fondo no lo es: “Si lo que quieren es que Trump nunca construya ese muro, rueguen por que el contratista sea colombiano”. Esa es la fama que nos estamos ganando.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.