Ciencia

Si te gusta un aceite, congélalo

Tu aceite podría caducar mañana. O durar un año. Y en el envase de este producto perecedero no siempre se encuentra una fecha que indique hasta cuándo debe utilizarlo.

No existe una regulación europea sobre el tiempo máximo para su consumo y, en parte, se debe a que su durabilidad depende de las condiciones de almacenamiento”, recuerda Enrique Martínez Force, investigador y vicedirector del Instituto de la Grasa del CSIC.

El aceite se estropea por oxidación, que se desencadena en el mismo momento de la producción y se acelera por motivos tan sorprendentes y habituales como no cerrar bien la botella o tirar el tapón (“presencia de oxígeno”), guardarlo junto a la vitrocerámica u horno (“temperaturas elevadas“) o exponerlo en una aceitera de cristal o en su propia botella, si esta es transparente, junto a la ventana (“la luz”).

“Evitando estos factores, aumentaremos la vida útil del aceite”, aclara el experto. Sorpresa: se puede congelar. Solo hay que tener en cuenta que “no es homogéneo, está formado por triglicéridos y estos, a su vez, por ácidos grasos (palmítico, esteárico, oleico y linoleico), que se cristalizan a distintas temperaturas haciendo que se formen perlas hasta que se congela completamente a -20°“. Descongélese con calma (y sin calor).

EP