Economía

Taxistas uruguayos piden desregular sueldos por «competencia desleal» de Uber

Los taxistas han protestado en diversas ocasiones y han reclamado que Uber se someta a los mismos requerimientos legales y normativos que el sector.

MONTEVIDEO.  Los propietarios de taxis de Uruguay enviaron hoy dos notas a las autoridades nacionales y de la ciudad de Montevideo para abordar la «desregulación» de este medio de transporte y la eliminación del laudo salarial de los conductores ante la llegada de Uber, a la que consideran «competencia desleal».

Las cartas, dirigida una al ministro de Trabajo y Seguridad Social de Uruguay, Ernesto Murro, y la otra a la Dirección de Transporte de la Intendencia de Montevideo, exigen reuniones «a la brevedad» para tratar «la desregulación del servicio de taxímetro», y denuncian la supuesta situación irregular de Uber.

La misiva dirigida a Murro denuncia que la «competencia desleal» de esta aplicación móvil, que pone en contacto a conductores particulares con pasajeros, precipita un pedido de «descuelgue» (retiro) del laudo salarial de los conductores de taxis.

Este se establece en los Consejos de Salarios, un ámbito de negociación tripartita entre el Ministerio de Trabajo, las organizaciones patronales y los sindicatos.

«Resulta necesario el asesoramiento de su Ministerio para asistir a los trabajadores en los pasos que deberán seguir ante tal situación para su acceso al seguro de paro», incide también la misiva del Centro de Propietarios de Automóviles con Taxímetro del Uruguay, firmada por los dirigentes Óscar Dourado y Javier Fardín.

Según la gremial del taxi, se ha llegado a esta situación debido al establecimiento del servicio ofrecido por la empresa estadounidense Uber favorecido por la falta de controles de «un Estado omiso».

En tanto, la otra carta, dirigida a las autoridades de la capital uruguaya, que con casi 1,4 millones de habitantes aglutina a la mitad de la población de Uruguay, también exige un encuentro para tratar la desregulación del servicio.

En la misma, denuncian además la «desregulación» del servicio de transporte, «provocada por la falta de inspecciones a la empresa Uber y otras, que debe ejercer el Gobierno de Montevideo en forma periódica y que no realiza».

En declaraciones al canal 10 de Montevideo, Dourado estimó la semana pasada en 40 % la pérdida de recaudación en el mes de marzo, lo que llevó a que la mayoría de taxistas operaran «a números rojos», tanto por la llegada de la aplicación como por casi 11 días de huelga por la muerte de dos conductores en hechos de violencia.

El debate sobre la aprobación de una legislación que regule servicios móviles y tecnológicos como Uber se intensificó en Uruguay a raíz del comienzo de actividades en Montevideo en noviembre de 2015 de esa compañía estadounidense.

Los taxistas han protestado en diversas ocasiones y han reclamado que Uber se someta a los mismos requerimientos legales y normativos que el sector.

Finalmente, a mediados de marzo, el Gobierno uruguayo remitió un proyecto de ley al Parlamento para regular la actividad de empresas que se basan en la contratación de servicios a través de plataformas informáticas, como Uber. (EFE/La Nación)