Ciencia

Taxistas de Costa Rica protestan contra Uber y paralizan calles de la capital

El Gobierno ha dicho reiteradamente que Uber es un servicio ilegal y que sus conductores se exponen a sanciones y el decomiso del vehículo.

SAN JOSÉ.  El gremio de taxistas de Costa Rica protestó hoy por las principales calles de San José y frente a Casa Presidencial para pedir el bloqueo de la aplicación de transporte Uber, que como respuesta regaló viajes a los clientes.

El presidente de la Unión Costarricense de Taxistas (UCT), Rubén Vargas, expresó a los periodistas que la exigencia del gremio es que el Gobierno elimine la aplicación Uber y que la Policía de Tránsito sancione a los conductores que prestan este servicio.

“La Fiscalía debe ordenar que informen cuántas personas han recibido pagos por parte de esa empresa (Uber) para que se les acuse penalmente por prestar un servicio ilegal. Hoy no estamos bloqueando calles, hay carriles habilitados”, afirmó Vargas.

La Policía de Tránsito mantiene controles en los alrededores de Casa Presidencial, así como en la carretera de circunvalación, que rodea la capital, donde se ha presentado congestión vial, especialmente en las rotondas.

Los taxistas formales habían indicado que sería una protesta pacífica, sin embargo, bloquearon algunas vías, lanzaron huevos contra sus colegas que trabajaron hoy y no se unieron al movimiento, a quienes hasta obligaron a orillar el vehículo y unirse a la manifestación.

“Hemos visto que algunos taxistas tiraban huevos contra otros conductores, eso es un hecho delictivo, por lo cual las personas están siendo identificadas”, indicó el portavoz del Ministerio de Seguridad Pública, Carlos Hidalgo.

Como respuesta a la manifestación, la empresa Uber anunció en un comunicado de prensa que durante el día de hoy regalará un viaje de hasta 15.000 colones (30 dólares) a cada usuario.

“Uber llegó a Costa Rica para hacerle la vida más fácil a los ticos, precisamente porque sabemos que ustedes no paran. Por eso en un día tan complicado para trasladarse hemos decidido regalar un viaje gratis a todos los miembros de la comunidad”, manifestó Uber.

Los taxistas formales esperan ser atendidos en Casa Presidencial por las autoridades de Transporte, Ciencia y Tecnología, entre otros, para llegar a una solución.

Los taxistas mantuvieron este domingo una reunión con autoridades del Gobierno y tras no llegar a un acuerdo se lanzaron hoy a la calles para protestar contra la operación de Uber en el país.

El viceministro costarricense de Transporte, Sebastián Urbina, explicó que bloquear la aplicación “no es factible” ya que se trataría de una censura a Internet.

El Gobierno ha dicho reiteradamente que Uber es un servicio ilegal y que sus conductores se exponen a sanciones y el decomiso del vehículo.

En Costa Rica, donde operan unos 11.000 taxis formales, Uber inició el negocio en agosto del año pasado y sigue funcionando pese a haber sido declarado como un servicio ilegal de transporte público al no ajustarse a las regulaciones del Estado. (Efe/ La Nación)