Opinión

Tarde o temprano Lasso tendrá que enfrentar sus propios errores…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

En una nueva modalidad, los inquilinos de Carondelet y sus asesores, al parecer han tenido a bien, encargar a Jiménez y Ordoñez, el frente político y dar la cara con cinismo total, ante las avalanchas de preguntas que solo un grupito de periodistas ha sido invitados y escogidos…

Mientras, Carrillo y Hernández, con cara de preocupación intentan: el uno justificar que fueron los mismos militares los que sabotearon el radar y por lo tanto no tenemos el control aéreo para detectar las narcoavionetas, y que ese sabotaje significa un acto de traición a la patria, que debió sancionarse en primera instancia, como una gravísima infracción militar por código el Penal de disciplina militar, con la baja deshonrosa y luego en el ámbito civil, sancionados por los jueces comunes.

El ministro de Defensa juega sagazmente por la ignorancia de los periodistas, indicando que mientras la Fiscalía no disponga no pueden reparar el radar en Latacunga, cuando deberían una vez comprobados los daños,  determinados  por peritos, por tratarse de material sensible para la seguridad nacional, solicitar con urgencia la devolución, pero no lo hacen porque esto solo favorece a los narcotraficantes, que mientras más se demoren en reparar e instalar, tienen el cielo abierto para ingresar sin ninguna preocupación al espacio aéreo y luego al territorio, para dejar y llevar drogas, dinero, armas y otros pertrechos en dónde incluyo personal criminal altamente entrenado en estos menesteres…

Carrillo no dice nada, y el auge criminal sigue imparable, ahora es Jiménez quien al parecer le ordena a la Policía, y Carrillo se encuentra incómodo, porque en este nuevo rol, le han dejado las cárceles y que se queme con los sicarios, guerras de pandillas, y bailar con la más fea y visible y los graves problemas de la inseguridad, sin ninguna estrategia en ejecución, pese a que el viernes pasado en la Playita del Guasmo, dijeran todo lo contrario…

Mientras el Presidente cínico, recorre como madre Teresa, entregando bonos, visita las minas, no permite que le hagan preguntas políticas, viaja con los embajadores de China, EEUU, cree que está en las grandes ligas, se cree un líder importante, a más de ser millonario, Presidente, pero sabe que perdió su poca credibilidad, que está sólo como perro sin hueso, que en algún momento previo a su renuncia o revocatoria del mandato, tendrá que pedirnos perdón a todos los ecuatorianos por esta traición inaceptable, por más que los ignorantes y adulones le hayan enseñado mal, que la política es el arte de lo posible, se olvidaron de agregar dentro de lo debido, es decir marcada con claras líneas rojas que nos la refriega la ética y la moral, no se puede bajo ningún concepto o argumento, pactar con el diablo, ni con los criminales, peor con quiénes saquearon y depredaron  los recursos públicos y se robaron hasta la esperanza…

Te vendieron y/o aprendiste los capítulos negros de la politiquería: traicionar, mentir, engañar, rodearse de ineptos y adulones, ser cínico, levantarte y huir de los problemas, escapar…

Ya no tienes escapatoria Lasso, tu vanidad, ignorancia y terquedad, te pasan una pesada factura, son tres los largos años los que todavía te esperan para terminar tu período presidencial, es imposible bajo estas circunstancias alcanzar la meta, te has quedado solo, por ahora te quedan las Correistas y tus ex empleados del Banco y de CORDES, que, por lo escuchado, ni en el banco ya los reciben…

Si no renuncias o llamas a una muerte cruzada, si algo de dignidad y honor te queda en las pocas neuronas consientes, a partir del 24 de mayo se presentarán las revocatorias del mandato, y por doquier escucharemos los gritos de TRAIDOR, FARSANTE, INEPTO, CÍNICO, LADRÓN, y muchos más graves calificativos, la pregunta obligada: ¿para esto querías ser presidente? ¿Valió la pena tu traición con los Correistas y que ganaste? ¿Este es tu legado para tus hijos, nietos y familia?

Te retiro mi amistad, ya no eres mi presidente, solo tienes mi lastima, porqué, aunque te queden tus millones, frente al espejo estarás solo y tus remordimientos, mi último consejo: pide perdón y convoca a la muerte cruzada, al menos anda llevándote a ese colectivo que llamaste de ladrones, chantajistas, ineptos y corruptos contigo los asambleístas, si algo de hombría te queda y de valor…

Semper Fi.