Ciencia

Tampax publicó de qué están hechos sus tampones

Entre otras partes, el aplicador está hecho de plástico, y el cordón para retirar el tampón contiene polipropileno y poliéster.

EE.UU. Procter & Gamble, el fabricante de los tampones Tampax, ha cedido a las peticiones de consumidoras y asociaciones de mujeres en EE UU y ha publicado en su página web (sólo disponible en inglés) de qué están hechos sus tampones.

Tal y como explicó la compañía, los materiales primarios de los tampones son algodón y rayón (también conocido como “viscosa”, una fibra artificial hecha a base de celulosa), componentes que el fabricante califica de “seguros”, basándose en las pruebas de “destacados científicos de Harvard, Dartmouth, Universidad de Wisconsin, la Universidad de Minnesota, y los Centros para el Control de Enfermedades”.

El fabricante también recoge una tabla con las partes que conforman un tampón y sus componentes. El aplicador (en el caso de los tampones que lo lleven), está hecho a base de “de papel o plástico con pigmentos para el color”.

El “núcleo absorbente” está compuesto de algodón y rayón. En cuanto al delgado material que rodea ese núcleo, Tampax explica en dicha tabla que está hecho de rayón y poliéster o polietileno y polipropileno. La cuerda, empleada para retirar el tampón, contiene “algodón y/o poliéster, trenza de polipropileno”.

El hilo del tampón es “algodón envuelto en poliéster o poliéster”, indica Tampax, mientras que aquellos tampones que contengan fragancia (en España no se comercializan) el fabricante no especifica los componentes y se limita a decir que contiene “ingredientes de fragancia como los que se encuentran en otros productos femeninos”.

Aunque las causas exactas de la relación entre el uso de tampones y el desarrollo del denominado Síndrome del Shock Tóxico (SST) no están claras, sí se sabe que es uno de los factores fundamentales que interviene en el desarrollo de la enfermedad, que no sólo afecta a las mujeres, sino también a hombres y a menores de edad.

Esta enfermedad volvió a estar de actualidad tras el fallecimiento el pasado mes de septiembre de una joven británica de 13 años a causa del SST. (Internet/ La Nación)