Realidades

Tamara Navas Giangrande y el arte de reinventarse

Tamara Navas Giangrande hoy una joven abuela que le dio forma al inmenso amor que siente por sus nietos Alessandro y Martina escribiendo cuentos infantiles y escribiendo un nuevo capítulo en su historia personal.

GUAYAQUIL. De niña y adolescente fue ballestita y  gimnasta olímpica. Estudió en Brasil, Italia y Estados Unidos. Se graduó en la carrera de Publicidad dominando varios idiomas. En su carrera profesional se inició como copy writer, rápidamente pasó a ser Directora Creativa a cargo de las campañas de importantes marcas como: Pepsi, Energizer, Shell, Cash, Saeta, Bic, Pond’s,  entre otras.

Por más de una década estuvo en la publicidad, luego en el mercadeo directo y las relaciones públicas. Años más tarde se volvió empresaria creando una agencia de comunicaciones. Su capacitación en  comunicación política la llevó a asesorar en imagen a Prefecturas, Ministerios, Asambleístas, Vicepresidencia, Presidencia. Se dio tiempo para crear una empresa de eventos, una agencia de monitoreo de noticias, una productora de televisión. Soñaba con retirarse a los 50 para dedicarse a la labor social, para lo cual ya había creado una fundación: “Sí se puede”, con el objetivo de poner de moda los valores en la juventud. Pero a veces la vida no es como uno espera…

Y como dice Tamara Navas Giangrande: “Si la vida te da limones, más vale que prepares una buena limonada y que la vendas”.

Una publicista, asesora de imagen y especialista en manejo de crisis, hoy está dedicada a escribir cuentos infantiles. Qué puede decirnos sobre este cambio de profesión. ¿Cómo ocurrió, qué lo motivo?

No fue algo que planifiqué o que soñé toda mi vida, como esos niños que dicen desde pequeños -Cuando crezca quiero ser doctor- ese no es mi caso. Llegué a escribir cuentos infantiles, porque en un momento dado mi corazón me lo dictó, y lo digo literalmente porque la idea de escribir sobre El Solitario George nació en el año 2008 lo puse en una estrategia de comunicación del Ministerio del Ambiente, a la Ministra Marcela Aguiñaga le encantó pero cuando me preguntó y quién lo escribe?

Le respondí que lo ideal sería convocar a escritores, literatos para que lo hagan. Lo urgente a veces deja de lado lo importante, la propuesta quedó allí y también fue presentada al Ministerio de Turismo pensando que una película sobre el tema pondría a Ecuador en el mapa como lo hizo “Madagascar” o “Río”, pero allí quedó sólo en una idea. Cuatro años más tarde una noche me sentí  invadida de una paz profunda y era como que la historia me llegó de pronto, sentí una gran energía y un  impulso de abrir la computadora y simplemente escribir  lo que sentía, y así lo hice hasta acabar el cuento “George el solitario”,  fue entonces que me di cuenta  que  había amanecido y que sin pensarlo había escrito una historia sobre el amor y sobre el peligro de las especies invasoras en las islas y que mi nieto Alessandro era uno de los protagonistas.

Un año después  mi hija estaba esperando bebe y una tarde pensé en mi nieta Martina,  en el vientre de su madre como un capullo próxima al primer gran cambio en su vida: su nacimiento. Entonces me invadió una emoción enorme y sentí igual que la primera vez un impulso por escribir y así lo hice hasta muy tarde en la noche en que terminé “La oruga que temía convertirse en mariposa” un cuento que promueve la valentía ante el temor al cambio que muchas veces nos paraliza.

¿El lanzamiento de estos dos cuentos al mercado es un fin o un inicio?

Disfruto tanto haciendo esto que espero y aspiro a que sea el inicio, de hecho ya tengo escritos otros cuentos, unos corresponden a la serie “La huella verde de mi país” en la que los personajes principales de las historias son las especies en peligro de extinción del Ecuador como: el delfín rosado del amazonas, el armadillo, el cóndor, entre otras.

Luego del lanzamiento de los cuentos gracias al apoyo de importantes marcas que creyeron en los niños, en los valores y la conservación como: Gulf, El Instituto de la Propiedad Intelectual IEPI, Puerto Limpio, Rey Leche, Rexona Antibacterial, Seguros Sucre y Seguros Rocafuerte, iniciamos un circuito de visitas a 20 escuelas con el  “Show de los buenos hábitos” promoviendo la lectura y las buenas costumbres, este mismo show con los personajes de los cuentos estuvo presente en las fiestas navideñas de la Fundación Kairós del Padre Simón en la Isla Trinitaria y Monte Sinaí, llevando entretenimiento y un mensaje positivo a más de 20 mil niños.

Amar lo que se hace y hacer lo que se ama te permite, soñar, creer y crear. El primer gran paso ya lo di, fue vencer el miedo y al ego – cómo lo hago si no lo he hecho antes? Dónde los vendo? qué pensará la gente?, gustarán los cuentos?- Gracias a Dios los directores de muchos planteles educativos han comentado favorablemente los cuentos, han motivado a los chicos a leerlos y lo más maravilloso fue escuchar a los niños que leyeron las historias contarlas con gran interés, comentarlas, preguntar y sobre todo cuando con cariño y emoción se me acercaban abrazando su   libro a decirme “ahora éste es mi cuento favorito” esa ha sido la mayor recompensa. El siguiente paso serán juegos, musical, películas, en realidad será ir convirtiendo sueños en realidades si Dios lo permite.

Pareciera que usted se ha reinventado de publicista a creadora de imagen y hoy a escritora de cuentos infantiles que nos puede decir al respecto

El reinventarnos a  nosotros  es ir transformándonos junto con la naturaleza y nuestro ser demás. Es sentirnos y estar en perfecta comunión y armonía con el todo. El reinventarse puede ser un proceso de cambio  cambiado físico, síquico y/o espiritual, un cambio interno que se manifiesta en el exterior.

A veces la vida nos presenta las crisis para obligarnos a realizar un  cambio profundo, ya que las crisis bien aprovechadas son la gran oportunidad para reinventarnos. Pienso que se trata de mantener lo bueno que tenemos y cambiar aquello que ya no nos aporta a nuestro crecimiento y que ya no nos hace felices.

(Gabriel Navas)