Opinión

Tacontentón: Negocio, con una receta especial

Ellos no solo decidieron compartir su vida sentimental, también decidieron compartir su vida laboral juntos y emprendieron su propio negocio.

GUAYAQUIL. Una inversión cercana a los $6 mil alcanzó para que un pequeño emprendedor pueda abrir un negocio de comida rápida. Sin lujos, un local que da a la calle, en el que se puede comer ‘al paso’, y que apunta a público de todas las edades, sin distinción de clases sociales. El secreto del éxito de este tipo de emprendimientos es apostar por una actividad que tiene la demanda asegurada.

Así lo reconoce Singryd Rodríguez y Alfonso Ponce Yepes, estudiantes de Psicología Organizacional e Ingeniería en Comercio Exterior, respectivamente, que se propusieron realizar su propio negocio con el objetivo de reunir dinero para organizar su matrimonio, así nació Tacontentón.

Ésta es una nueva propuesta de comida rápida que ofrece desde tacos hasta hamburguesas al carbón, acompañadas de exquisitas salsas de albaca, ají, mayonesa de la casa, salsa criolla, de guacamole entre otras, todo en un ambiente de aires vintage y moderno. “La gente lo que más hace es comer y, comer rico. Estuvimos mucho tiempo comiendo tacos para ver que faltaba. Que sería innovador, que sería interesante y nació esta idea”.

Esa fue una de las razones por lo que emprendieron este negocio que se diferencia de los demás por los ingredientes que añaden a sus salsas de albaca así como la de queso y la picante, que acompañan a sus productos, resaltó Singryd.

Entre los productos que ofrece este negocio, que tiene dos meses compitiendo con otros negocios similares, están: tacos, tacos mixtos, hamburguesa al carbón y las bandejas. Esta última compuesta con choclo, fréjol, lomo, pollo, carne, chorizo etc.

Está pareja de jóvenes de 23 y 27 años, decidieron encarar este emprendimiento relacionado con alimentos, especialmente los tacos. Ambos, desde hace dos meses no descuidan su negocio a pesar que prestan servicio a entidades públicas, de las cuáles prefirieron no dar detalles.

“Entre nuestros compañeros hacemos promoción y les llevamos –tacos- a nuestros trabajos. Eso nos ha ayudado mucho, a pesar que somos nuevos”, resaltó Singryd.

La empresa sigue creciendo, y los retos los llevaron a iniciar un proceso formal de sucesión y a cuestionarse bajo qué formato escalar la marca. “Se vende 300 tacos. A veces tenemos que correr porque se acaba la comida, pero conseguimos y seguimos atendiendo”.

Sobre el nombre, Alfonso destacó que “el nombre se eligió porque es fácil y las personas se lo pueden grabar. La idea es: comes tacos y sales contento”, concuerdan.

En negocios de este tipo, la calidad es muy importante. El lugar debe estar siempre limpio y el trato al cliente debe ser muy bueno. Por lo que la joven resalta que manejar esos aspectos no ha sido difícil. “No hemos tenidos cosas difíciles porque contamos con el apoyo de nuestras mamás. Cuando no podemos hacer las compras, ellas las realizan”.

El horario de atención es de 18:00 a 21:00. Los precios varían dependiendo de los ingredientes a elección. El local está ubicado en Sauces 3 mz. 185 villa1. Frente a la farmacia Cruz Azul.

Los interesados pueden contactarse a través de instagram @tacontenton. (DO/La Nación)