Opinión

Sweet Jars: Mundo de colores plasmados en un jarro

Esta empresa se destaca por la elaboración artesanal de diseños en jarros que pasa por un proceso denominado sublimación.

GUAYAQUIL. Sweet Jars es un emprendimiento que nació en Guayaquil como una necesidad de Marcela Zapatier, quien buscaba la independencia económica. Esta marca se especializa en la elaboración de jarros personalizados para cualquier tipo de ocasión.

Estos productos poseen estilos exclusivos, elegantes, sofisticados, aventureros, de artistas, para enamorados… en fin toda una amalgama de colores y trazos, que hacen que se conviertan en la mejor elección del cliente a la hora de elegir un regalo.

Este negocio fue creciendo poco a poco, pero para ello, esta emprendedora invirtió cerca de $60 que empleó en la compra alrededor de 12 jarros y ciertos materiales para realizar sus productos.

Ella aprendió diseño de computación y photoshop en la Universidad Politécnica Salesiana, lugar donde cursa la carrera de Comunicación Social. El proceso que se hace para la elaboración de vasos es la sublimación, técnica de personalización que permite imprimir una imagen sobre un papel, y transferir la imagen a un artículo sublimable, para luego impregna el dibujo en un jarro especial, para que el arte perdure con el tiempo, indicó Marcela.

Producto de la gran acogida que tuvieron los jarros, Marcela comenzó a promocionar su marca en la red social como instagram: @sweet_jars_ec de esta manera su negocio está siendo reconocido a nivel nacional.

El precio de los jarros es de $8 y pueden realizar sus pedidos llamando a su número celular 0958865278, en dónde además, Zapatier brinda asesoría especial al momento de escoger el diseño perfecto para cada cliente.

“Es satisfactorio ver a los clientes alegres con nuestros productos”, recalcó esta emprendedora que tiene entre sus planes a largo plazo innovar en su marca y seguir siendo reconocida a nivel nacional.

Antes de emprender en algo, Marcela recomienda “creer en el producto y ser constante. No dudar nunca, no tener miedo y arriesgarse siempre. Cruzar el río y encontrarás un mundo lleno de oportunidades”, palabras de vida que emplea a diario esta joven y que le ha permitido emprender en Sweet Jars. (AGS/ La Nación)