Ciencia

Suspendido un congreso pseudocientífico sobre el autismo en Lleida

Los organizadores de un congreso pseudocientífico sobre el autismo que se iba a realizar en Balaguer (Lleida) la próxima semana han suspendido el acto tras las advertencias de la Generalitat, que había abierto un expediente informativo tras las quejas de asociaciones y familias de personas con autismo. Los impulsores de la conferencia sostienen que el autismo se puede curar con una solución de clorito de sodio y ácido cítrico (MMS, Miracle Mineral Solution), un producto prohibido por el Ministerio de Sanidad desde 2010 por sus efectos adversos potencialmente graves. La Generalitat les advirtió de que podrían infringir la ley de medicamentos y productos sanitarios al promocionar medicamentos que no estén reconocidos como tal por los organismos sanitarios.

El acto, que se presenta con el nombre de “El autismo es recuperable”, se iba a celebrar el 14 de octubre en el Ecocentro Pàmies Vitae, propiedad de Josep Pàmies, viejo conocido en el entorno pseudocientífico. Ante las denuncias de familiares de personas con autismo y profesionales sanitarios especializados en el abordaje del trastorno del espectro autista (TEA), el Gobierno catalán abrió un expediente a los organizadores para estudiar el caso. La Generalitat no puede prohibir preventivamente estos actos porque se amparan en la libertad de expresión, pero la Dirección General de Ordenación Profesional y Regulación Sanitaria ha utilizado la propia tesis de los organizadores sobre el uso del MMS para curar el autismo. “El hecho de que se haga un acto en el que se pueda promover el uso de un producto que presenta riesgos para la salud y que ha estado tipificado como medicamento ilegal lleva a considerar que supone un riesgo inminente y extraordinario para la salud si las personas que asisten deciden dar el clorito sódico a familiares que tengan autismo”, zanja una resolución del Departamento de Salud a la que ha tenido acceso EL PAÍS.

Sobre esta base, la Generalitat instó la semana pasada a los organizadores de la conferencia a que informasen al Departamento de Salud de las medidas que adoptarían para garantizar que “no se hará ninguna mención, directa o indirecta, relacionada con la utilización del MMS, o de cualquier otro producto que contenga clorito sódico o clorito de sodio, para el tratamiento del autismo o cualquier otra enfermedad”. Los impulsores de este congreso pseudocientífico respondieron a la Generalitat que cancelarían el acto.

“Es un tema que nos preocupa mucho. La Generalitat envió un requerimineto a los organizadores y tenín dos opciones, o suspenderlo o seguir adelante. Si seguían adelante, el Departamento podía intervenir y ponerlo en conocimiento de la Fiscalía. Ellos decidieron suspenderlo”, ha explicado este viernes Laura Pelay, secretaria general del Departamento de Salud.

EL PAÍS