Economía

Sus ingresos económicos dependen de las máquinas tragamonedas

Según los responsables, estos juegos de azar sí dejan ganancias, aunque hay bastante ‘competencia’.

Son ilegales, sin embargo, se han convertido en el sustento de decenas de familias en Los Ríos y la región.

Se trata de las máquinas tragamonedas, las cuales son consideradas como juegos de azar y su prohibición rige desde el año 2011, cuando entró en vigencia el Decreto Ejecutivo 873.
Martín (nombre protegido) vive en la parroquia Venus del Río Quevedo, a mediados de 2020 perdió su empleo a raíz de la pandemia por el COVID-19, al ser la única persona que laboraba en su casa, le hizo caso a un compadre y ubicó dos máquinas en el portal de su vivienda.

Una de ellas contiene diversos juegos por los cuales los interesados debían ingresar una moneda de cinco centavos.
En el otro aparato, la ‘inversión’ depende de la economía del cliente.

Fue así que poco a poco empezó a recuperarse y los ingresos obtenidos le servían para al menos cubrir la alimentación y medicinas.
‘‘Al principio nos hacíamos $10 diarios, después ya subió a $30 y más’’, recordó el hombre, quien en la actualidad labora como despachador de combustible en una gasolinera en la vía a Buena Fe.

Agregó que era la única persona que poseía una tragamonedas era él, pero sus vecinos empezaron con este ‘negocio’ y ahora se las encuentra en cada esquina.
‘‘El negocio se puso malo, ya no se hace casi nada, hasta al frente de las escuelas se encuentran las máquinas, pero seguimos porque por lo menos para pagar la luz se hace cualquier cosita, y ya pues, es una fuente de ingreso extra’’, refirió.

Quien también confía en lo que ‘produzca’ la tragamonedas es Karina V. , habitante de la parroquia San Camilo.
Es propietaria de una pequeña tienda de víveres, por lo tanto sus clientes son los que más juegan.

‘‘Se les da sueltitos y se los gastan en la máquina, hay días buenos, en otros no se hace nada, pero lo importante es que se reúne y en muchas ocasiones de allí he podido pagar facturas.
‘‘Soy consciente que son ilegales, pero las autoridades deben comprender que es una forma de ganarse la vida y que quien juega lo hace por su propia voluntad, es decir, no está obligado. Hay que tomar en cuenta que muchas veces también ganan y bastante’’, sostuvo.

Operativos

Desde la Comisaría Municipal y Policía Nacional se informó que se realizan operativos frecuentes para evitar el uso de este tipo de juegos de azar, peor que sean manipulados por menores de edad.
Aunque no se precisó la cifra, se señaló que ya se han hecho decomisos y que todo se lo realiza con la finalidad de salvaguardar la integridad de los niños y jóvenes del cantón. (LL)

Fuente:  Diario la Hora