Economía

Superintendente de Poder de Mercado advierte con revertir fusión de empresas cerveceras si no se cumplen condiciones

Dos marcas de la misma empresa concentran más del 80% del mercado cervecero ecuatoriano.

QUITO. El Superintendente de Control del Poder del Mercado (SCPM), Pedro Páez, emplazó este lunes a las empresas InBev y Sab Miller (que opera como Cervecería Nacional), a que cumplan con todas las condiciones para implementar la fusión, caso contrario el proceso debe revertirse.

Entre estas condiciones vinculantes se encuentran: vender la planta de producción de Ambev (ubicada en Guayaquil), así como las marcas Zenda, Biela y Maltín, traspasar el 5% de acciones de la empresa a los trabajadores, incluir a productores artesanales de cerveza en las instalaciones de la empresa, y garantizar un porcentaje de participación en las refrigeradoras que son propiedad de las cerveceras en los distintos puntos de venta del país.

Páez cuestionó el recurso de protección presentado por Cervecería Nacional ante el Juez de la unidad de lo Civil y Administrativo del Guayas, y que fue aceptado por considerarlo procedente”, para frenar la venta de la marca Club. “Es grave que se eleve a precepto constitucional el derecho a tener monopolio del 100% del mercado”, dijo al aclarar que el Estado, por el contrario, tiene la obligación de impedir las prácticas monopólicas y oligopólicas, particularmente en el sector privado.

Según dijo el Superintendente, existe un mercado altamente concentrado en la estructura de propiedad y las 2/3 partes del consumo de los ecuatorianos está en torno a la marca Pilsener, seguida por Pilsener Light, lo que representa dos tercios del mercado cervecero del Ecuador, es decir más del 80%.

Por ello, es importante que la marca Club esté en otras manos “para que compitan entre esas dos marcas para ver quién, da el mejor servicio, el mejor producto para la ciudadanía”, dijo la autoridad.

En una rueda de prensa desarrollada en Quito, Páez también desmintió que la empresa telefónica Conecel (Claro) tenga dos multas por la misma causa y explicó que se trata de dos expedientes distintos.

El uno tiene relación con las cláusulas de exclusividad encontradas en alrededor de 3.200 contratos en al arrendamiento de las antenas en todo el país. Esto impidió que otras operadoras móviles puedan instalar radio bases, lo que causó altos costos para la ciudadanía y una cobertura poco óptima.

El segundo hace referencia al artículo 78 de la Ley Orgánica de Regulación y Control del Poder del Mercado, numeral 1 literal b, por incumplir una resolución emitida en abril de 2013, “no haber notificado una concentración requerida de oficio por la Superintendencia de Control del Poder de Mercado”.

Páez manifestó que cuando alguien presenta una acción ante el Contencioso Administrativo  debe pagar la caución por la mitad de la multa, y en una de esas demandas la compañía mencionada no ha pagado.

La multa de Conecel asciende a 220,5 millones de dólares, dividida en 138,5 millones de dólares en la primera causa y 82 millones del segundo proceso.

El superintendente indicó que si la empresa, desde un inicio, firmaba un compromiso de cese no habría pagado nada. ( ANDES/LA NACIÓN)