Economía

Superintendencia de Bancos busca volver a controlar al Sistema de Seguridad Social

Dentro de las reformas al Código Monetario y Financiero se contempla incluir nuevamente al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), y todos sus fondos previsionales, dentro del ámbito de control y supervisión de la Superintendencia de Bancos.

Así lo explicó Ruth Arregui, titular de la institución pública, quien resaltó la importancia de verificar que las inversiones y la utilización de los recursos de los trabajadores sean manejadas con criterio técnico y no político.

“En el Código actual solo tenemos potestad para supervisar y controlar a bancos y entidades de servicios auxiliares. El sistema de pensiones y seguridad social no está contemplado, porque está regulado por la Ley de Seguridad Social”, dijo.

En este sentido, según Arregui, la vía más práctica y rápida para retomar la vigilancia del IESS es incorporarlo, dentro de las reformas del Código Monetario y Financiero, como ente bajo responsabilidad de la Superintendencia de Bancos. “De otra manera, se tendría que hacer una reforma a la Ley de Seguridad Social”, acotó.

Mala obra del correísmo
Marco Proaño Maya, abogado y experto del IESS, explicó que la reforma propuesta es un paso adelante en la reinstitucionalización del sistema de seguridad social, y significa retomar un control necesario que existía hasta antes del gobierno de Rafael Correa.

“Correa eliminó la Subintendencia de Seguros, que se encargaba de controlar y auditar de manera directa el uso de los recursos y la idoneidad de las inversiones en el IESS. Eso provocó que el manejo de esa institución, que es patrimonio de los ecuatorianos y no del Gobierno, sea como caja chica del poder”, aseveró.

Las consecuencias fueron nefastas para el sistema, por ejemplo, se acumuló una desinversión en el Fondo de pensiones de más de 6.000 millones de dólares y los servicios de salud comenzaron a empeorar su calidad por falta de adecuado financiamiento.

Junta de Regulación técnica y no política
° Otra de las principales reformas propuestas por la Superintendencia de Bancos es sacar de la Junta de Regulación Monetaria y Financiera a los ministros, y que los siete miembros de la institución sean expertos técnicos con experiencia en la supervisión bancaria. Además, se busca reducir de más de 40 a solo 13 las funciones de esa junta, y darle voz y voto al Banco Central, junto con las Superintendencias de Economía Popular y Solidaria, Compañías y Seguros, y Bancos. (La Hora)