Deportes

Sudamérica se mira en LaLiga

En 2018, después de una crisis interna dentro de la Federación ecuatoriana, los clubes decidieron asumir el control de la Liga para intentar dar la vuelta a una situación caótica dentro de un fútbol al alza. Sin embargo, pese al ímpetu y la voluntad de los equipos faltaba una hoja de ruta que sirviera de guía a la hora de sacar adelante un torneo cuya deuda ascendía en ese momento a los 110 millones de dólares. Fue en ese momento cuando algunos de los directivos que asumieron el mando decidieron llamar a las puertas de LaLiga en busca de ayuda.

«Gracias a los vínculos que tenía uno de nuestros dirigentes con Javier Tebas 20 de nosotros, somos 26 en la Liga, logramos ir a Madrid a reunirnos con LaLiga. Estuvimos dos días enteros aprendiendo cómo manejar y cómo organizar un campeonato», confiesa Miguel Ángel Loor, el hombre elegido para llevar las riendas de la Liga Pro de Ecuador. «En ese momento mis compañeros decidieron que yo podía ser una de las personas que liderase el proyecto. Ya de vuelta en Ecuador me eligieron de manera unánime tras unas elecciones y a partir de ahí la relación con LaLiga fue muy estrecha. Enviaron a Luis Manfredi como director ejecutivo y empezamos a crear las bases de la Liga desde abajo. Con todo lo que nos han podido enseñar han logrado que tengamos hoy una de las ligas mejor organizadas de Sudamérica».

En el momento en el que el fútbol ecuatoriano comenzó a mirarse en el espejo de LaLiga, empezaron a copiar un modelo que les ha llevado a convertirse en referencia en el continente sudamericano: «Copiamos todo, pero usamos un molde aplicado a Ecuador, pero siempre con LaLiga como referente. En dirección de competición, en comunicación y en control económico sobre todo. Y a partir de ahí hemos tratado de aplicar el máximo de cosas posibles, pero con nuestra ideosincrasia y en nuestra cultura. Si en España se pudo hacer de esa manera que proponía, Ecuador podía seguir esos pasos sin problemas». Sin embargo, en todo proceso existen voces discordantes como recuerda Loor: «Siempre hay gente que cree tener una idea mejor, pero poco a poco se han ido dando cuenta de que este era el mejor camino. El fútbol ecuatoriano estaba endeudado, los clubes estaban en quiebra y hoy se ve una liga saliendo a flote. Cada día se ven mejores clubes y eso no tiene otra explicación que no sea el control económico».

Deuda cero en cinco años

Esas dos palabras, control económico, es el principal producto que exporta LaLiga y que ha permitido cambiar la cara al fútbol ecuatoriano. Un país que hoy presume de una de las ligas mejor organizadas y más saneadas del continente: «Cuando nosotros asumimos el control de la Liga, los ingresos eran cero dólares. No nos dieron nada. Tenemos un contrato de televisión que nos da algo que ahora era impensable. Puede que suene ridículo en las grandes ligas, pero para nosotros fue un gran salto pasar de los 16 millones de dólares a 30 millones. Igual que lo fue pasar de cero de ingresos comerciales a cuatro millones de dólares. Eso ha hecho que tengamos solidez y estabilidad interna. Llevamos cuatro años siendo auditados, algo que antes no existía en el fútbol ecuatoriano, y han sido cuatro años sin números rojos. Cuando entramos nosotros, el fútbol ecuatoriano tenía una deuda de 110 millones de dólares. Hoy se ha reducido un 30% y sólo en cuatro años. La idea es seguir hasta llevarla a cero en cinco años y ser competitivos no sólo a nivel continental», recalca un Miguel Ángel Loor, que cree que esas cifras son las que han convertido a Ecuador en un modelo a seguir en el continente sudamericano.

«Yo creo que nuestra liga va a tener una rápida expansión internacional. No sólo por el producto televisivo o deportivo. Vamos a iniciar también una expansión en el tema administrativo, porque el molde de creación de LaLiga es interesante para todos. Ecuador está sacando ventaja en el continente sudamericano al resto. Ya hemos sido parte de charlas y explicaciones a otras ligas de lo que está pasando en Ecuador y porqué estamos mejorando. Algo que básicamente es por haber entendido que lo correcto era seguir los pasos de una liga top en el mundo como es la española. Ecuador es el único país que de verdad tiene un convenio con LaLiga total. Le hemos dado las llaves de nuestra liga para revisar cuentas y eso se ha visto reflejado en el resultado«. Y eso precisamente, el resultado económico, es por lo que ya han preguntado países como UruguayPerúBrasil Colombia.

Referente deportivo en Sudamérica

Uno de los principales caballos de batalla para Loor y para todos los dirigentes de la Liga Pro ha sido desvincular al fútbol de la política. Algo complicado pero que hasta ahora se ha conseguido para profesionalizar al máximo el deporte rey en el país sudamericano: «Una de mis principales batallas ha sido no permitir que ingrese la política en el fútbol. Nosotros manejamos LaLiga Pro de manera ejecutiva. Creemos que la política tiene que estar para servir, pero no para que tenga una influencia directa en lo que pasa en la Liga. Tiene que servir a un negocio que es el entretenimiento más grande del país. Hemos luchado con eso y hasta el momento lo hemos logrado».

Los resultados no se han hecho esperar y el fútbol ecuatoriano es hoy uno de los más importantes en el continente sudamericano y también tiene reflejo en su selección como recuerda Loor: «Sin duda el nuevo modelo ha tenido influencia tanto en la selección como en el fútbol de categorías inferiores, porque el torneo principal de manera ordenada y clara envía jugadores a la selección y esos futbolistas son los que los chicos usan como modelo. Hace dos años fuimos terceros en el Mundo en la sub 20 y campeones sudamericanos. Hemos entrado al Mundial terceros. Evidentemente la influencia de nuestro campeonato es muy grande porque son luego los jugadores que compiten con la selección».

 

 

 Marca