Internacional

Sudamérica aúna esfuerzos para combatir el crimen organizado en primera reunión regional de seguridad en Chile

SANTIAGO, Chile acogió este  jueves 18 de abril,  la primera reunión contra el crimen organizado de los países sudamericanos, con el objetivo de elaborar estrategias transnacionales para luchar contra bandas criminales que se desplazan por la región, afirmó el Gobierno del país austral.

«El crimen organizado y el narcotráfico representan un problema de seguridad para las personas y también para las instituciones. Son organizaciones que buscan de manera activa corromper nuestra institucionalidad, copar los espacios públicos arrebatándoselos a los ciudadanos y estableciendo poderes territoriales que desafían la presencia del Estado», señaló al inicio del encuentro el presidente chileno, Gabriel Boric.

El mandatario declaró al respecto que la seguridad pública y el enfrentamiento al crimen organizado son «un tremendo desafío para las democracias latinoamericanas», y representan además «uno de los temas que más preocupan hoy a nuestros pueblos».

La primera Reunión de Ministros, Ministras y Altas Autoridades de Seguridad Pública y Crimen Organizado del Consenso de Brasilia se llevó a cabo en la capital Santiago, con la participación de altos funcionarios de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

La ministra del Interior y Seguridad Pública de Chile, Carolina Tohá, aseguró que el motor del encuentro fue «intercambiar experiencias, intercambiar información, tener estrategias conjuntas, reforzar el control de las fronteras y tener mecanismos para evitar el lavado de activos».

Otros asuntos en discusión fueron la cooperación en materia penitenciaria y el control del tráfico de armas y drogas, añadió el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve.

La cita se organizó en el marco de la presidencia rotativa del Consenso de Brasilia, una instancia promovida en 2023 por el presidente brasileño, Luis Inácio Lula da Silva, para restablecer el diálogo y potenciar la integración regional, y cuyo liderazgo recae en manos de Chile hasta junio próximo.

El país andino encabeza tres de los 17 ejes incluidos en el mecanismo: crimen organizado, migración y desastres naturales, en medio de la crisis desatada en la región por el aumento del narcotráfico y la violencia.

Por esta razón, la ministra Tohá aseguró que urge «reforzar en conjunto las estrategias de seguridad para dar una respuesta a la ciudadanía», debido a que los carteles «se aprovechan si no estamos bien coordinados».

En la reunión se destacó la importancia de la integración regional y la colaboración como elementos fundamentales para enfrentar el complejo escenario y las amenazas que supone el crimen organizado extendido por la región.

Los ministros y altas autoridades presentes manifestaron su compromiso con la implementación de estrategias multilaterales que permitan prevenir y combatir eficazmente el tráfico ilícito de armas y drogas, así como abordar el lavado de activos y mejorar las condiciones de los sistemas penitenciarios, indicó un comunicado divulgado por la Cancillería chilena.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores chileno, Alberto van Klaveren, declaró al cierre que herramientas como el Consenso de Brasilia son espacios clave para que «las autoridades de todos los países coordinemos nuestros esfuerzos para combatir la inseguridad y el crimen organizado».

Por:  XINHUA